Miembros de la comunidad beneficiada con integrante de la fundación Wayuuda.
Miembros de la comunidad beneficiada con integrante de la fundación Wayuuda.
-Publicidad-

En 2019 la Fundación Wayuuda construyó en Maicao un sistema de bombeo solar para facilitar la extracción del agua. Se ganaron el primer lugar del “V Desafío del Agua Pavco Wavin” y con los recursos del premio, llevaron un segundo sistema hasta Uribia a comienzos de 2020.

Lëmnec Tiller Avellaneda nació en Mogotes (Santander) y es un joven Wayúu descendiente directo por línea paterna del clan Ipuana, él creó junto con Dayana Arias y otros jóvenes la Fundación Wayuuda, que desde 2016 busca soluciones para abastecer de agua a comunidades indígenas de La Guajira.

Construyeron un Sistema de Bombeo Solar Automatizado, con el cual obtuvieron el primer lugar del V Desafío del Agua Pavco Wavin, una iniciativa que cada dos años busca identificar, promover y reconocer las propuestas innovadoras de jóvenes que planteen cambios significativos y soluciones sostenibles en torno al cuidado del agua.

Siendo aún estudiante de Ingeniería Mecatrónica en la universidad Autónoma de Bucaramanga, Lëmnec diseñó un prototipo de Sistema de Bombeo Automatizado (lo llamó Wüin-Kai: Agua y Sol en lengua wayunaiki), el cual se alimenta con energía solar, y lo probó con éxito en 2019 en la comunidad indígena de Alakat en el municipio de Maicao, donde actualmente se abastecen más de 400 personas con unos 4000 litros de agua al día, extraídos de un pozo profundo construido con métodos tradicionales.

Desde aquella experiencia, han venido implementando proyectos productivos para apoyar a la población del municipio de Uribia, a partir de sus tesis de grado, teniendo claro el respeto por el conocimiento ancestral, combinado con las técnicas y tecnologías provistas desde la academia.

La alegría llegó a Majayütpana

Gracias a los recursos que les entregó Pavco Wavin, más la donación de equipos de bombeo de la firma Stanley Earth y colaboraciones particulares, a principios de este 2020 la Fundación Wayuuda pudo construir un segundo sistema solar automatizado, esta vez en Majayütpana (o Tierra de Señoritas en Wayunaiki), una ranchería de Uribia, distante a cuatro horas de Riohacha.

Es el territorio del clan Jusayú, al cual le tomó doce meses construir su primer pozo profundo en el escarpado Neis de Jonjoncito, zona rocosa y seca.

Este es el pozo para la captación de agua para la comunidad indígena de Majayütpana, gracias a la fundación Wayuuda.
Este es el pozo para la captación de agua para la comunidad indígena de Majayütpana, gracias a la fundación Wayuuda.

La primera tarea consistió en la construcción de los soportes que albergarían los tanques y en su parte superior seis paneles solares conectados en serie para inyectar al sistema con la suficiente energía de bombeo, aprovechando que La Guajira posee la mejor irradiación solar de toda Suramérica.

Luego se realizó la instalación del sistema eléctrico (etapa de bombeo y controlador), que consistió en descender la bomba sumergible a lo más profundo del pozo y esta comenzó operar.  Lëmnec Tiller describe este momento: “por primera vez brotó de las rocas agua pura como savia dulce y cristalina”. 

Fueron tres días de labores, en los que contaron con la ayuda de 25 voluntarios. Todos recuerdan el momento en el que Blanca Jusayú, de algo más de ochenta años, accionó la válvula y con lágrimas en su rostro vio salir agua limpia.

Desde Santander, la fundación Wayuuda monitorea el sistema del pozo en tiempo real. Un controlador con tecnología IoT trasmite la información a un dispositivo móvil. Además, la comunidad cuenta con un manual completo de operaciones traducido a su lengua y fue capacitada para reparar cualquier daño.

Los muchachos planean llevar a La Guajira diez sistemas más antes del 2023, y a la vez desarrollar nuevos proyectos productivos, además de la desalinización y potabilización del agua.

-Publicidad-