No todos los mototaxistas se portan con la sociedad. Hay conmigo muchos que le servimos, prestando un buen servicio, dijo Norberto Miranda.
No todos los mototaxistas se portan con la sociedad. Hay conmigo muchos que le servimos, prestando un buen servicio, dijo Norberto Miranda.
-Publicidad-

Y es que la suerte de estos trabajadores del diario vivir parece estar echada, debido a la filtración que han hecho en el gremio las bandas de sicarios y atracadores que usan el mismo tipo de transporte.

Norberto Miranda uno de los afectados con las recientes medidas del gobierno que los ha llevado a trabajar un solo día a la semana y cargando con el lastre de ser mototaxista, gremio estigmatizado por los contantes ilícitos que se cometen desde esos livianos automotores, sacó la cara por sus compañeros.

Asegura que, ellos siempre han sido los chivos expiatorios del Gobierno y las autoridades, pero que la mayoría son personas honradas que comparten la idea de que todos los que se desempeñan en esa labor como oficio para buscar su sustento sean uniformados.

Manifiesta que lo mejor sería que les coloquen uniformes para distinguirlos, eso lo solicita la gente y nosotros deberíamos tenerlo para que a la hora de prestar el servicio, el cliente sepa qué mototaxista lo va transportar.

No es indiferente a las medidas de bioseguridad para trabajar, pero también es consciente que se puede originar un problema serio si no reconsideran las medidas y les facilitan trabajar.

“Estamos aguantando hambre, se nos están acumulando las deudas porque somos un gremio incómodo para las autoridades pero cuando llegan las elecciones ahí sí somos importantes porque somos bastantes y les interesan los votos” dice.

Considera que prohibir el parrillero hombre es una discriminación y afecta sus ingresos porque ellos son mayoría en los clientes de este transporte. “La moto es el transporte de los pobres y a esto hay que buscarle solución”, advierte este joven de cuyo trabajo dependen su esposa, sus cinco hijos y su señora madre.

-Publicidad-