Este es el predio que se encuentra a un lado de la troncal del Caribe, en el corregimiento de Mingueo, hoy es el florero de Llorente y que se debe evitar que sigan las diferencias para evitar una tragedia.
Este es el predio que se encuentra a un lado de la troncal del Caribe, en el corregimiento de Mingueo, hoy es el florero de Llorente y que se debe evitar que sigan las diferencias para evitar una tragedia.
-Publicidad-
-Publicidad-

Un ciudadano muy desesperado le hizo llegar una comunicación al comandante de la subestación de Policía de Mingueo, en donde le pide que intervenga ante la situación que desde hace varios meses viene viviendo, con otra persona quien le está tumbando la pared de su negocio, ‘a lo macho’.

La solicitud la hace el ciudadano Alfredo Vertel Sierra quien afirma, “la paz, la tranquilidad y el buen nombre de mi familia están siendo vulnerados por el señor Carlos Jiménez, conocido con el remoquete de ‘Cartagena’ quien a cada momento nos vive provocando con sus amenazas de destruir el local comercial de mi hijo Oscar y realizando labores de trabajo en mi predio con carácter invasivo”.

Alfredo Vertel Sierra
Alfredo Vertel Sierra.

Igualmente, Vertel Sierra indica que desde hace tres años se ha posesionado de la parte de atrás en donde tiene su negocio desde hace 30 años, ahí comenzó con venta de gasolina por pimpinas, ahí crecieron sus hijos. Recuerda que en año 1996 ganó un litigio porque el propietario manifestaba que le estaba invadiendo su finca y el Juez del Circuito de Riohacha falló a su favor.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

En ese entonces, se demostró que no estaba en el predio de José Amaya, era en el espacio público a orilla de la carretera y le restituyeron las cosas que le había tumbado la corregidora del Pueblo.

Hoy en día, este señor, compró en la parte de atrás y pretende expropiarnos, tanto a mi como a mi hijo; tumbó las paredes que marcaban los linderos del negocio, lo hizo con personas desconocidas y con eso, me está amenazando de muerte. He colocado dos denuncias en Riohacha; una por amenaza y la otra por daño en bien ajeno”.

Asegura que le dieron protección policiva ante la Fiscalía, pero asegura que la fuerza pública poco colaboraba “imagínese cuando el señor me estaba tumbando la pared, yo traigo al Cabo, al Inspector y son testigos, ven al tipo en flagrancia y no se lo llevan preso; entonces, yo me pregunto ¿cuál es la justicia de este país?”.

Finalmente, Alfredo Vertel Sierra asegura que él y su familia son personas de bien, son cristianos, hace 40 años habitan en el pueblo y sus pobladores los conocen y “saben que hemos trabajado toda la vida con sudor de la frente para sostener a todo nuestro núcleo familiar y ahora el señor Carlos Jiménez nos ha venido a dañar la tranquilidad”.