Las fiestas patronales de La Vieja Mello, comienzan hoy.
Las fiestas patronales de La Vieja Mello, comienzan hoy.
-Publicidad-
-Publicidad-

Este 23 de enero comienza la novena a la Vieja Mello para dar inicio a las fiestas patronales de este 2 de febrero, que congrega a riohacheros y guajiros que han obtenido favores o milagros de esta virgen. Este año el mensaje de evangelización es “con María Misionera evangelizaremos más allá de las Fronteras”.

El 2 de febrero es un día muy especial para los riohacheros raizales que de cualquier lugar de Colombia o del mundo vienen y participan de estas fiestas, también quienes viven en esta ciudad y de corazón le aman, asisten fervorosamente.

A los devotos de la virgen se les verá todos los días participando en la novena para agradecer por los favores recibidos. Por eso en el primer día de novena, se comienza con el Rosario de Aurora a las 5:30 a. m., luego a las 6:00 a. m. la santa misa en el Monumento del Milagro en la calle Primera.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Al mediodía habrá un repique de campana. A las 6:00 p. m. la santa misa. El mensaje de reflexión para este día es “caminar juntos, un signo de protección y amor de nuestra santa madre a sus hijos y su pueblo guajiro”. Participan las comunidades religiosas y religiosos, funcionarios de los despachos parroquiales y pueblo de Dios.

El 24 de enero, la programación inicia con el rosario de aurora, a las 5.30 de la mañana y a las 6:00 la santa misa en el sector San José, carrera 15 con calle 7 esquina. La novena va hasta el 31 de enero.

La Diócesis de Riohacha ha anunciado que para las fiestas de la virgen Nuestra Señora de los Remedios estará en la ciudad el 1 y 2 de febrero monseñor Luis José Rueda Aparicio, quien es el nuevo designado por su santidad el papa Francisco como cardenal de Colombia.

Siguiendo una tradición arraigada desde la era de los capuchinos, la Diócesis de Riohacha comparte una vela con los hombres como símbolo de fe y en la octava. También durante la octava de la virgen el 9 de febrero, se entrega una vela a las mujeres, por su compromiso de ser luz en la sociedad y compartir la fe; esta costumbre se ha transmitido de generación en generación y por eso todo riohachero regresa ese día a su tierra natal, buscando llevarse este símbolo de fe y protección porque llevan consigo a la Vieja Mello a todas partes.