Jorge Eliecer Henríquez Córdoba, hoy será sepultado en medio del dolor de familiares y amigos.
-Publicidad-
-Publicidad-

Una triste mañana vivirán este sábado los familiares de Jorge Eliecer Henríquez Córdoba, cuando les corresponde darle el ultimo adiós, luego que este jueves su vida se apagara en un centro asistencial en la ciudad de Barranquilla.

La repentina partida de Jorge Eliecer, y el inicio del viaje al encuentro personal con Dios, ha causado sentimientos de tristeza en su familia, más cuando expresan que muchos eran los sueños por cumplir, siendo uno de los más importantes, ver crecer a sus pequeñas hijas, a quienes deja inmersas en un dolor profundo junto con su compañera sentimental, a quien le corresponde ahora velar por sus dos pequeñas.

Su prima Karen González Córdoba define a Jorge, quien ya habita en un lugar de paz, donde no hay dolor ni sufrimiento y solo reina el amor eterno, como un hombre trabajador y buen familiar, de temperamento fuerte, pero una persona noble y de buen corazón.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Recordó la unidad con la que fueron criados, los días de infancia, los momentos compartidos, las risas, los secretos y aventuras, lo cómplices, confidentes y amigos incondicionales que siempre eran y con quien se podía contar en las buenas y en las malas.

Jorge Eliecer, era oriundo del municipio de Uribia, pertenecía a la etnia Wayuu, contaba con 31 años de edad, era el segundo de cuatro hermanos a quienes deja devastados y abrumados por la tristeza tras su pérdida, y honrarán su memoria llevándolo siempre dentro de sus corazones.

Su sepelio se realizará en su pueblo natal, y estará antecedido por una ceremonia religiosa que se oficiará hoy sábado 20 de enero a las 9 de la mañana, en la iglesia de la Inmaculada Concepción.

Este medio de comunicación expresa a sus progenitores, hermanos y demás familiares sinceras condolencias, por ese ser querido que deja un vacío difícil de llenar, pero que su memoria perdurará en el corazón de aquellos que le amaron.

Paz en la tumba de Jorge Eliecer Henríquez Córdoba.