Varias familias guajiras fueron beneficiadas con la reparación de molinos de vientos, por parte de CorpoGuajira.
Varias familias guajiras fueron beneficiadas con la reparación de molinos de vientos, por parte de CorpoGuajira.
-Publicidad-
-Publicidad-

Varios molinos de viento fueron entregados por parte de la Corporación Autónoma Regional de La Guajira a distintas comunidades en el departamento peninsular, para el disfrute del preciado líquido del agua.

Zongó, ubicada en la localidad de Monguí, zona rural del distrito de Riohacha; Hicham en Manaure, Buenavista – El Paraíso en el municipio de Uribia y Wottoin, en Albania; fueron las comunidades a quienes se les entregaron estas estructuras.

El acto de entrega oficial fue liderado por Samuel Lanao Robles, director general de CorpoGuajira, quien estuvo acompañado por representantes de la empresa Compresores y Construcciones de Colombia y de las comunidades favorecidas, las cuales expresaron su complacencia ante esta intervención.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Varias familias guajiras fueron beneficiadas con la reparación de molinos de vientos, por parte de CorpoGuajira.Lanao Robles, precisó que esta gestión hace parte de los trabajos que adelanta la entidad ambiental, para la recuperación de cuatro autobombas, que benefician a más de 400 familias wayuu, afectadas por el desabastecimiento de agua debido a las condiciones de su territorio, la escasez de precipitaciones y los efectos del cambio climático.

Igualmente reveló “algunos de estos sectores tenían entre cuatro y seis años con su molino de viento fuera de servicio y ahora están en operación con las acciones que realizamos. De esta manera estamos contribuyendo con el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes wayuu. Seguiremos trabajando y atendiendo la sentencia T-302, con la cual estamos comprometidos para seguir llevando bienestar a las comunidades vulnerables”.

Añadió que los molinos están en capacidad de bombear hasta un litro de agua por segundo, y que las labores contemplaron el desmontaje del equipo para su arreglo, el aumento del cilindro de 2,5 a 3,5 pulgadas y la instalación final.

Estamos muy agradecidos por este regalo, la gran bendición del agua, este es un gran aporte, ya que teníamos más de seis años sin agua”, manifestó María Epiayú, líder de comunidad Buenavista.

Entre tanto José Manuel Pineda indicó que, “nos sentimos muy alegres con el agua, porque se utiliza para todo, para la casa, para los animales; agradecemos lo que están haciendo por nosotros”.