El hijo de Cañaverales, Arturo Gámez Moscote, todas las noches recorre por los sitios en donde frecuentan los habitantes de Calle para llevarles un poco de comida.
El hijo de Cañaverales, Arturo Gámez Moscote, todas las noches recorre por los sitios en donde frecuentan los habitantes de Calle para llevarles un poco de comida.
-Publicidad-
-Publicidad-

Un joven que partió del corregimiento de Cañaverales, municipio de San Juan del Cesar, con la ambición, de ser futbolista al que vincularían en el Deportes Tolima, hoy en día es el ‘Ángel benefactor’ que les da de comer a los habitantes de la calle en Ibagué, en esta etapa de crisis por la llegada del Covid 19.

El hijo de Cañaverales, Arturo Gámez Moscote, todas las noches recorre por los sitios en donde frecuentan los habitantes de Calle para llevarles un poco de comida.Se trata de Arturo Gámez Moscote, quien en una motocicleta de colores negro y azul, en la que lleva una canasta con comidas empacadas en cajas de icopor, Gámez Moscote de forma caritativa les reparte gratuitamente la ración alimenticia a los más necesitados.

Arturo, es hijo del docente fallecido Armado María Gámez Brito, más conocido en Cañaverales, como el profesor Roy y Clara Elena Moscote.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

En la actualidad se dedica a vender almuerzos en la capital musical, de Colombia, pero cuando empezó la pandemia del coronavirus, la situación de las personas menos favorecidas y en condición de vulnerabilidad tocó su corazón, razón por la cual decidió juntar dinero con sus amigos y salir a buscar a los indigentes.

Este guajiro, se radicó en la principal ciudad tolimense, desde el año 2007, buscando convertirse en uno de los destacados jugadores del balompié colombiano, pero las cosas no se les dieron y en la tierra de los indios pijaos, se casó, formó su familia y aún conserva su pasión por ese deporte.