Los acordeoneros guajiros, residenciados en Riohacha, le interpretaron los cantos de Romualdo Brito López, entre ellos, sobresale Nolberto 'Beto' Molina. En el canto Adanies de Jesús Díaz.
-Publicidad-

Uno de los claustros de educación secundaria más importante de La Guajira, abrió sus puertas la noche de este sábado para recibir por última vez a un exalumno que se convirtió en orgullo de Riohacha y La Guajira, baluarte del folclor y el más grande compositor de la música de acordeón: Romualdo Brito López.

La caravana con los restos del legendario compositor guajiro llegó a Riohacha luego de ser recibido con honores en todas las ciudades que atravesó desde Valledupar. Su reencuentro con el colegio que le vio crecer estuvo acompañado por más de doscientas personas que lloraron amargamente su partida.

Alberto Palmarrosa Inciarte, pariente y compañero de estudio de Romualdo Brito López.
Alberto Palmarrosa Inciarte, pariente y compañero de estudio de Romualdo Brito López.

El llanto abundó y los abrazos dolorosos no faltaron entre cantantes, compositores, familiares, amigos y conocidos, quienes condujeron el féretro al acto de homenaje póstumo a Romualdo Brito que se realizó en el liceo Padilla. Sorprendidos de su muerte, contaron parte de las vivencias, enseñanzas y el legado que dejó este insigne guajiro.

-Publicidad-

El alcalde de Riohacha, José Ramiro Bermúdez también asistió a las honras e indicó sentir consternación y pena por el fallecimiento del compositor. Bermúdez lamentó que “Riohacha perdió un hijo ejemplar, perdió el folclor y perdió la música colombiana. Los riohacheros lo sentimos y nos duele profundamente su partida”.

Romualdo Brito López escribió cientos de canciones que fueron interpretadas por cantantes de la talla de Diomedes Díaz, Lisandro Meza, Poncho Zuleta, el Binomio de Oro de América, Jorge Oñate y Silvestre Dangond. Títulos como El santo cachón, Amor apasionado, Llegó tu marido, Esposa mía, Mi lamento, Mis viejos, El corte, Mujereando, Parranda, ron y mujer; se convirtieron en éxitos rotundos.

Al alcalde de Riohacha, José Ramiro Bermúdez se le nota muy dolido por la muerte de Romualdo Brito López y le acompaña en su dolor el secretario de Obras, Keider Freyle Sarmiento.

Se estima que en cinco décadas de actividad, el Juglar Guajiro escribió, compuso y grabó más de mil cuatrocientas canciones y que dejó un número no determinado de composiciones inéditas. Su aporte a la cultura colombiana se ha convertido en un legado de referencia obligatoria para las nuevas generaciones de músicos.

Los restos de Romualdo Brito fueron conducidos a la catedral Nuestra Señora de los Remedios, donde se organizó un sepelio que se realizaría el domingo en horas de la mañana, antes de ser conducidos al corregimiento de Tomarrazón, su tierra natal, para descansar junto a la tumba de su señora madre.

“Me siento feliz cuando se me trata de indio porque el indio es noble como mi tierra querida. Yo soy el cantor de este pueblo guajiro, yo soy el cantor de esta tierra sagrada” (Romualdo Brito 1953-2020).

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here