Manuel Palacio Tiller admiró mucho Cartagena, una de sus ciudades preferidas de la costa.
Manuel Palacio Tiller admiró mucho Cartagena, una de sus ciudades preferidas de la costa.
-Publicidad-
-Publicidad-

El distinguido periodista, abogado y muy inquieto personaje que siempre quiso escarbar todo sobre la historia de la ciudad, dejó de existir en las pasadas horas, dejando los mejores recuerdos en sus amistades y familiares.

Manuel Palacio Tiller fue un reconocido hombre de la sociedad maicaera que nunca quiso asociarse a las toldas políticas que han de gobernar a la ciudad, porque era tan radical en sus apreciaciones que jamás estaba de acuerdo con las componendas, las alianzas o lo que el siempre llamó las triquiñuelas que armaban para saquear el municipio. Apreciación esta que siempre dejaba consignada en sus esporádicos escritos que publicaba en los medios.

Su vida transcurría entre lo familiar y los amigos. Enemigo de las adulaciones y las genuflexiones.

Jhon de la Rosa Mulford, maestro e instructor de teatro.
Jhon de la Rosa Mulford, maestro e instructor de teatro.

“Fue una pérdida no solo para el sector cultural, sino para todo el municipio porque era considerado uno de los padres de la historia de Maicao que se dedicó a escribir y a reescribir el contexto histórico del municipio. Siempre se preocupó por decirnos a nosotros de dónde veníamos y hacia donde tenía que ir este municipio, este pueblo”. Así lo recuerda el maestro e instructor de teatro Jhon de la Rosa Mulford.

Si algo recuerdan y lamentan los amigos cercanos de Palacio Tiller, es el hecho de que a pesar de que tenía mucha sapiencia y sabiduría, los gobiernos, mandatarios y la clase política en general nunca abrieron sus oídos a sus consejos muy a pesar del amplio compendio que sobre la ciudad él tenía.

Palacio Tiller, el abogado, el discreto, el inquieto y nunca amante de las alabanzas públicas siempre quiso ver a Maicao en otras condiciones y no en las que siempre le ofertaban los políticos.

Eral tal su radicalismo conservador, que prefirió alejarse de la política desde que los partidos asumieron rumbos que para él no estaban bien definidos sino que por el contrario iban rumbo al despeñadero. Laureanista y admirador acérrimo de Álvaro Gómez, siempre defendió las tesis del partido azul pero bajo convicciones claras, diáfanas y transparentes.

La muerte del ex contralor municipal Palacio Tiller deja un hondo pesar y una huella que no se borrará jamás, no solo en la cultura donde era miembro activo de la academia de historia de Maicao, sino en los amplios círculos sociales donde se desenvolvía con facilidad, debido a sus conocimientos en muchísimos temas debido a que era muy estudioso y toda una biblioteca dispuesta a cualquier consulta en cualquier escenario municipal donde se le solicitara.

-Publicidad-