Esta joven venezolana, morena de ojos alerta y cariñosa no le teme montarse en un andamio para hacer su trabajo.
Esta joven venezolana, morena de ojos alerta y cariñosa no le teme montarse en un andamio para hacer su trabajo.
-Publicidad-

Todo el que pasa se queda mirándola y hasta se detienen para verificar que si es cierto. Sí, es una mujer que con este instrumento no se rebusca, sino que trabaja para ganarse la vida. Lo hace con varios hombres que son sus compañeros a quienes les aprende cada día y les obedece.

A sus 28 años y con tres hijas se le ha medido y con mucho entusiasmo a pintar, estucar, lijar, limpiar y hasta armar andamios. Aunque nunca en su vida Abimelec Bracho había trabajado en una construcción cuenta feliz que lo hace con alegría porque en su criterio trabajo es trabajo y ahí es donde consigue para mandar los alimentos que necesita su familia.

En la vida había trabajado en atención al público en tiendas, vendió empanadas en un local, hizo dulces por su cuenta pero las circunstancias, la difícil situación en su país y la falta de un empleo le llevo a este un trabajo más duro pero al igual de productivo para lo que ella necesita.

-Publicidad-

Con sus compañeros dice que le va muy bien y el público que pasa la admiran, se quedan sorprendidos la observan y se quedan pendientes y hasta le dicen que nunca habían visto a una mujer estucando.

Asegura que ya le compró el regalo de navidad a la mayor de  las tres hijas y otras cosas que hacían falta para la casa y que esta semana comprará el de las otras niñas.

Es madre soltera pero lo que gana cree que no le va a alcanzar para ir a San Francisco Maracaibo desde donde llegó hace 9 meses y donde ha conseguido trabajar para lo que necesitan sus hijas y su mamá quien se las cuida.

“El mono, un amigo, fue el que me conectó con este trabajo. Él vive en el barrio, él me conoce y me dijo que necesitaba un ayudante y empecé a trabajar y aquí estoy respondiendo, obedeciendo y aprendiendo. Desde el primer día comencé haciendo las cosas bien y ya todo lo hago sola” asevera con risa y convencida.