Roberto Salcedo ya un poco recuperado, junto a su compañero de trabajo Pedro Córdoba.
Roberto Salcedo ya un poco recuperado, junto a su compañero de trabajo Pedro Córdoba.
-Publicidad-
-Publicidad-

Por Wilfrido Solano.

En pleno ejercicio de su riesgosa labor como vigilante del estadio Hernando Urrea Acosta, fue agredido con arma corto punzante el ciudadano venezolano Roberto Salcedo al filo de las 2:30 a. m. de este jueves, cuando fue sorprendido por dos atracadores también de origen venezolano.

-Publicidad-
-Publicidad-

Los malhechores, supuestamente saltaron el muro de contención contiguo por la parte Sur al destartalado Coliseo de boxeo Jorge Toyota Novoa, los delincuentes nocturnos presionaban al indefenso vigilante que les entregará las llaves de las áreas para oficinas y camerinos internos.

El vigilante agredido cuenta que al igual que su compañero solo portan una cauchera y una macana para cuidar el oscuro escenario deportivo, cuyo servicio de energía le fue suspendido hace algunos años, siendo esta una de las principales causas por el cual el municipio de Maicao; no le ha recibido a la gobernación y su secretaría de Obras Públicas este estadio.

Roberto Salcedo recibió varias puñaladas y de este hecho señala a  dos conciudadanos suyo, de Venezuela.
Roberto Salcedo recibió varias puñaladas y de este hecho señala a dos conciudadanos suyo, de Venezuela.

Allí en ese escenario de fútbol, que se ha deteriorado en la cubierta, pista atlética y rectángulo de juego por el descuido de hace unos 10 o 12 años aproximadamente; casi encuentra la muerte por cinco puñaladas el vigilante extranjero, porque opuso resistencia a los facinerosos.

Los cinco impactos corto punzantes los recibió en la región pectoral, cuello y región intercostal izquierda lo que le produjo una profusa pérdida de sangre; siendo conducido por su compañero de oficio Pedro Córdoba y algunos vecinos que se enteraron de lo acontecido y lo trasladaron a la clínica Maicao.

Afortunadamente, le prestaron rápida asistencia médica profesional y le dieron de alta; para que siga su recuperación externa. El vigilante Roberto Salcedo; comenta que como medida de persuasión y presión le decían los bandidos en una fonética lingüística propia del gentilicio zuliano, «Esto no es tuyo pana danos las llaves, te vas a hacer matar».

Y al no obtener lo que pretendían, procedieron en consecuencia con el resultado que se conoce sobre la humanidad de Roberto, quien contactó vía telefónica al representante legal de la contratista Hernando René Urrea Acosta, Jairo Olmos quien le manifestó que su compromiso concluyó con la secretaría de obras de La Guajira.

Esta dependencia es la que debe asumir todo lo que compete en materia de responsabilidad administrativa junto con la alcaldía de Maicao.

Después de estos hechos que no son un tema menor, los directivos del deporte municipal aún al cierre de esta nota, no han hecho presencia en el escenario para conocer de cerca lo que sucedió; dejando nuevamente al descubierto que al margen del sentido humanitario y de los 32 meses que le deben a los celadores, por el estadio de Maicao, nadie quiere asumir compromisos.

Cabe recordar que sobre las dilatadas obras del estadio; se hicieron dos debates en la Asamblea gestados por el exdiputado Hilberth Pinto hace algo más de un año, pero no tuvo eco ni siquiera seguimiento posterior por parte de los diputados que por Maicao; salieron electos a la duma departamental tres de ellos reconocidos ampliamente.