-Publicidad-

La comunidad Wayúu se caracteriza por tener múltiples manifestaciones culturales propias de su idiosincrasia, y entre ellas están los juegos tradicionales y deportivos.

Los juegos tradicionales Wayúu nacen como un mecanismo para aprovechar el tiempo y también los espacios alternos durante el cuidado del rebaño o después de conversaciones amenas con familiares, amigos o visitantes.

Los juegos tradicionales se pueden clasificar desde dos ámbitos. Entre los competitivos se encuentran: la lucha, el lanzamiento de piedras, el tiro de flechas, con cardón, con honda con piedra y dentro de los recreativos, el juego de los carritos de cardón, el blanco y el trompo Wayúu, entre otros juegos tradicionales, con los que hombres , mujeres y niños de divierten.

El escenario escogido para la realización de esta muestra cultural fue la cancha Aipiamana, donde cientos de personas se aglomeraron para disfrutar de ese espectáculo cultural.

El coordinador de los juegos tradicionales, Joaquín Prince Brujes, manifiesta que “la importancia  de la conservación de estos juegos, y de que la tradición se transmita de generación en generación es que son una manera de comunicación, y que los juegos tienen una singular importancia como medio de enseñanza de tolerancia y convivencia que busca  generar una manera de convivir para la comunidad Wayúu”.

Así mismo se hizo una manifestación de las carreras de caballo en las inmediaciones, vía Poportín, porque las pistas necesarias para realizar este evento deportivo deben ser  de dos kilómetros de largo por veinte metros de ancho.

El caballo para los Wayúu significa poderío, respeto, valentía y elegancia, lo cual hace que su presencia signifique también un estatus social alto dentro de su comunidad. El caballo es utilizado como medio de transporte en los velorios y demás eventos de gran importancia.

Este juego es practicado por los Wayúu que consta de un alto poder monetario ya que todos no tienen caballos,  además los jinetes de estos son niños que no pueden pasar de los quince años y por obligación tienen que ser sobrino del dueño del caballo.

-Publicidad-