Para poder leer, se debe tener gusto por la lectura y para eso hay que aprender a hacerlo y para ello es necesario que los jóvenes tengan una figura a quien emular para poder interesarse en la lectura.
Para poder leer, se debe tener gusto por la lectura y para eso hay que aprender a hacerlo y para ello es necesario que los jóvenes tengan una figura a quien emular para poder interesarse en la lectura.
-Publicidad-
-Publicidad-

La categórica apreciación es del docente y escritor maicaero, Jorge Majúl quien manifiesta según su experiencia, que algunos jóvenes lo hacen porque les gusta y lo están haciendo de manera virtual.

Majúl, quien hace parte del grupo de lectores voluntarios de la Casa de la Cultura de Maicao, expresa que son muchos los jóvenes de decimo y once de bachillerato que escudriñan y buscan lecturas de su interés y que lo hacen basados en sus inquietudes personales.

-Publicidad-
Jorge Majúl
Jorge Majúl.

“Eso es lo que nosotros como docentes buscamos, que los estudiantes tengan la iniciativa propia para escudriñar las lecturas, los libros, pero que desafortunadamente son muy pocos”, afirma y agrega que eso sucede cuando no tienen esa figura a seguir como padres leyendo que son los que deben construirle el futuro a los jóvenes para que inicien ese proceso.

Afirma el docente que los procesos se construyen desde el momento en que el estudiante se enamora de la lectura y que no sea una camisa de fuerza, que si no lee pierde la materia o un examen. “Del estudiante debe salir que compra un libro porque le gusta la lectura, la temática y quiere ampliar sus conocimientos.

Para poder leer, se debe tener gusto por la lectura y para eso hay que aprender a hacerlo y para ello es necesario que los jóvenes tengan una figura a quien emular para poder interesarse en la lectura.Asevera el maestro que en un grupo de estudiantes en un salón solo a algunos les gusta, leen, analizan, retienen y comprenden la lectura logrando sacar una conclusión sobre la base del texto de un ensayo o un cuento que han leído.

Majúl, quien adelanta unos procesos para estimular a los muchachos a leer, asegura que lo importante es la autodisciplina para no tener que estar empujando a las personas para que estas sepan que es lo que deben hacer, como lo debe hacer y cuando lo debe hacer y que eso se logra cuando hay un proceso de formación integral.