La hinchada de Maicao, desafiando la muerte y la Gobernación y la Alcaldía no solucionan.
La hinchada de Maicao, desafiando la muerte y la Gobernación y la Alcaldía no solucionan.
-Publicidad-
-Publicidad-

La comunidad deportiva de Maicao lo había presupuestado y así ocurrió, con todos los riesgos que evidencia el deterioro estructural de la cubierta occidental del estadio Hernando Urrea Acosta; se dio apertura al calendario de la categoría Primera C que regenta Difútbol en Colombia.

El retorno se produjo después de aproximadamente 15 años de espera, donde la imagen física del espacio deportivo clama por la necesidad social que tiene la vasta población fronteriza por espectáculos deportivos y que acosta de todo riesgo, se exponen en este escenario.

La fecha inusual escogida para mitad de semana fue producto del estado de excepción al que condujo el paro armado, anunciado y llevado a cabo en gran parte del país por el denominado Clan del Golfo.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-
Benigno Díaz, se rebusca con venta de frutas en tardes de futbol en el estadio
Benigno Díaz, se rebusca con venta de frutas en tardes de futbol en el estadio.

Siempre es difícil todo comienzo de torneo para manejar el módulo táctico y el miedo escénico, al equipo de Maicao le resultó fácil en los primeros 17 minutos cuándo anotó el único gol con el volante Kener Tapias con el que ganó 1×0, después adelantó sus líneas para crear seis opciones; entre ellas un posible penal que el Juez central Leonardo Zambrano no la convalidó. El próximo partido, Maicao recibirá al Semillero Uribiero FC quien buscará la «venganza» de su hermano de patio.

Lo anterior alteró el calendario, pero a pesar de ser martes cuyo día estuvo pasado por agua; la tarde deportiva convocó cerca de un millar de personas entre niños jóvenes y adultos lo que presupone mejores guarismos de asistencia para el futuro.

La romería multicolor de aficionados al fútbol y seguidores del equipo Urimar de Uribia, dirigido por el técnico Wolfang Hernández; lo mismo que los seguidores del equipo anfitrión Guajira FC orientado por Breiner Parody, se tomó su merecido relax el pasado martes desde las 3:00 p. m., emulando con nostalgia aquellos días de gran satisfacción producto de los buenos resultados deportivos, que le regalaba el vitoreado equipo Deportivo Maicao.

El onceno Guajira FC, asumió el rol de embajador deportivo de Maicao en la disciplina de fútbol de Primera C, gracias a la iniciativa de emprendimiento puesta a consideración por el instructor Jorge Dumar entre varios de sus amigos, un proyecto que se hizo realidad para ofertar oportunidades a los jóvenes que por centenares han venido frustrando sus sueños de mejor vivir a través del deporte.

Varios nombres aparecen en el grupo de fundadores como los primos Juan Carlos Ávila y Luis Sevilla Schonowolff, Omar Arrieta, Jesús Leyva y el técnico inicial del proceso Julio Vera; también el preparador físico Dimer Cañas y el asistente técnico Alan Nieves.

Para los vendedores ambulantes y ocasionales, el despertar del real y largo sueño del fútbol de Primera C en Maicao, pone en boga municipal y regional nuevamente al sector del barrio Rojas Pinilla, conglomerado donde aún yace negándose a morir el estadio Hernando René Acosta; paraninfo donde la mágica y guerrera práctica del fútbol no sugiere solo un nostálgico recuerdo sino un vital modo de vida.

Por todo el significado de lo anterior, el estadio pide una intervención general que incluye: infraestructura, cancha con grama natural, pista atlética, camerinos, sistema eléctrico, drenaje, y cabinas de transmisión radial entre varias necesidades, que la comunidad espera tenga eco en el reciente control político que convocó el presidente maicaero de la Asamblea Departamental Miguel Felipe Aragón; en el que se comprometió por parte de la Gobernación y la Alcaldía una cifra cercana a 3 mil 500 millones de pesos.