Arnoldo Iguarán, Diego Armando Maradona.
-Publicidad-

El pasado miércoles 25 de noviembre, murió en la ciudad de Tigre, Argentina, el que para muchos es considerado el más grande de toda la historia del fútbol mundial: Diego Armando Maradona, a la edad de 60 años, luego de sufrir paro cardiorrespiratorio, del que no pudo recuperarse.

Maradona fue un futbolista estelar, de una calidad inigualable, ganó prácticamente todo lo que jugó, siendo reconocido como el mejor en incontables oportunidades. En el mejor momento de su carrera, dónde parecía inalcanzable, un guajiro lo superó.

Era el año 1987, el astro argentino venía de ser campeón del mundo el México 86, elegido el mejor jugador del mundial y de haber anotado el mejor gol de la historia. Se disputaba la copa América, los mundialistas eran locales y amplios favoritos, pero al final no lograrían la gesta.

-Publicidad-

Al final el campeón fue Uruguay, quien superó a Chile en la final, en el tercer puesto Colombia, quién fue más que Argentina. En la tabla de goleadores aparecía el primera posición un guajiro, quien dejó relegado a Maradona a la segunda posición.

Se trata de Arnoldo Iguarán, riohachero histórico del fútbol nacional. Hasta ese entonces apenas despegaba en la selección Colombia, en la que después de convertiría en su máximo anotador, hasta que Falcao lo superara tiempo después, dejando su legado durante varias décadas.

En esa Copa América anotó 4 goles, uno más que Diego, lo que le alcanzaría para quedarse con la bota de goleador, demostrando que era un gran delantero, que no le pesó en su momento ser más que el astro argentino.