Estados Unidos en llamas. Foto CNN.
Estados Unidos en llamas. Foto CNN.
-Publicidad-

En una escena cruel, donde intervienen agentes de policía de la ciudad de Minneapolis en USA, falleció un afroamericano la semana pasada. La forma en que incidente se dio, produjo un rechazo unánime en todo el territorio norteamericano.

Al día de hoy, más de 50 ciudades del país del norte afrontan desmanes desbordantes; los cuales involucran a todas las “minorías” presentes en este país.

El término ‘minoría’ en Estados Unidos, se utiliza en la descripción de grupos de personas identificadas por su color de piel, o procedencia geográfica. Es decir, latinos, árabes, afroamericanos, asiáticos, etc.

Lo curioso es que estas minorías, son al final mayoría en ese país. Lo restante de las ‘minorías’ son los grupos anglosajones y descendientes de los europeos, que de todos los grupos raciales, son los de menos presencia; pero que a diferencia de los ya mencionados, a estos nunca se les dice ‘minoría’.

Es así, como incluso en la semántica norteamericana se podría pensar que existe exclusión y segregación.

En síntesis, la población del sueño americano explotó. El pueblo se cansó, y no le importó exponerse al temible Covid-19. La gente decidió protestar por encima de cualquier crisis de salud. Ser el país con más contagiados no fue impedimento para que la indignación inundara las calles de la tierra del “Tío Sam”.

Debe dejar todo este incidente un aprendizaje. Debe ser esta una señal de alerta para las autoridades de ese país. Debe ser este un hito en la historia para las fuerzas del orden.

Pero no sólo en aquel país. También debe servir como ejemplo para que en cualquier lugar de Colombia y de nuestra bella Guajira, no se den los excesos frente a la población.

Es el momento de reflexionar y entender que cuando los grupos de gentes pelean por sus derechos, no lo hacen con la intención de agredir, sino de ser escuchados.

Paz en la tumba de George Floyd. 

-Publicidad-