-Publicidad-
-Publicidad-

Mientras el virus avanza, son muchas las estrategias que se han tejido para poder continuar con las labores normales, a pesar de la pandemia.

La educación en una de esas actividades que están ligadas al ser humano. No es posible andar por ahí, con un sistema educativo paralizado. Es por ello, que el mundo de las tele-capacitaciones se tomó nuestra sociedad.

Es muy normal ver estudiantes de todas las edades pegados a un computador, tratando de hacer de las clases virtuales su nuevo modo de aprendizaje.

Sin embargo. No es un secreto que la idiosincrasia de nuestro país, está ligada a la trampa, al atajo, a la salida fácil. Y en ese contexto, las “ayudas didácticas” no son la excepción.

Es por ello, qué razón tienen los profesores de nuestro sistema educativo en La Guajira, en estar preocupados por los métodos de aprendizaje online y la forma de evaluar en los meses venideros.

La educación superior en el departamento ha venido mejorando en estos últimos años; y aun cuando no se ven los mismos avances en cuanto a la educación media del departamento, no es de desconocer que en términos generales, los maestros en el departamento le ponen ganas y tesón a su actividad.

No obstante, el joven estudiante, aún está formando su personalidad. Todavía es un diamante en bruto que debe ser moldeado y es allí donde la oportunidad hace al pillo.

¿Cómo lograr que a la hora de buscar mecanismos de evaluación online, sean igual de efectivos que los presenciales, sin que se produzcan masivos métodos de copia?

Ese es el gran reto al que se enfrentan los profesores de colegios y universidades en esta Guajira de hoy. Se necesita generar conciencia colectiva en el estudiantado, el cual debe ser evaluado de forma diferente a la tradicional.

Sólo de esa forma podremos avanzar y seguir construyendo una sociedad más y mejor educada.

-Publicidad-