La procesión alrededor de la plaza Padilla acompaña la Vieja Mello.
Este año la procesión no será así, será pero muy pocas personas.
-Publicidad-
-Publicidad-

La Vieja Mello, como cariñosamente se le conoce a Nuestra Señora de los Remedios en Riohacha, tendrá su celebración esta semana, una vez más.

En un ambiente enrarecido por la pandemia, muchos guajiros esperan con ansias celebrar el día de “La Vieja Mello”. Muy seguramente, sus devotos le rendirán culto y pagarán las promesas a los milagros realizados. Otros, sólo se limitarán a recordar el 2 de febrero como el día de la fiesta mas importante en La Capital guajira.

Sin embargo, no todos tienen intereses religiosos por estos días. Una jauría de lobos hambrientos ya anda por ahí. Como aves de rapiña y sin el más mínimo de los escrúpulos organizarán toda clase reuniones para acertar en los movimientos para los próximos comicios.

-Publicidad-

Desde ya están tramando toda clase de triquiñuelas para poder engrupir a los incautos votantes guajiros.

Afortunadamente este año no se les verá en grandes parrandas vallenatas. No porque estas sean malas, sino porque desafortunadamente, otrora el evento más ostentoso y llamativo era el que arrancaba con el favoritismo. 

Que interesante sería si los candidatos, en vez de exponer y mostrarse ante sus adeptos con eventos repletos de música, licor y comida, lo hicieran con ideas.

No obstante, este año el pulso no podrá ser medido por quien traiga la agrupación más estruendosa. Este año la covid-19 los puso en cintura. Pero igual, no bastará. La suerte esta echada.

Ya saldrán al ruedo los nuevos candidatos a la Cámara de Representantes y al Senado de la República. Ya tienen listo el buffet donde con sevicia se repartirán la forma en que se hará el saqueo. La inocencia del votante guajiro está contemplada y jugará un papel muy importante dentro de los planes de los delincuentes. Porque eso son, delincuentes, aunque cada día les sea más difícil a los órganos de control comprobarlo.

Ya todo está consumado, y lo peor, es que todo se fraguará en la fiesta de Nuestra Señora de Los Remedios. Esa que con cariño los riohacheros le llaman “La Vieja Mello”.        

-Publicidad-