-Publicidad-

Las fronteras son dinámicas, para bien o para mal. Y la nuestra no es la excepción.

Por nuestra frontera ¡hay tráfico de todo! Sí, de todo. Por obvias razones, la gasolina no podría faltar en ese “todo”. Aunque de manera curiosa, hoy el movimiento de gasolina se hace hacia Venezuela, lo que dista de lo que siempre ocurría otrora. Por lo menos así se ha manifestado ampliamente por diferentes medios de comunicación.

Dicho revés ha generado un panorama oscuro para los trabajadores involucrados en la actividad de vender gasolina en pimpinas. Sin gasolina, no hay trabajo. No obstante, una luz tenue pareciera vislumbrarse en la penumbra.

-Publicidad-

Todo por cuenta de un proyecto gestado entre el Pnud y el ministerio de Minas, en el cual se capacita a pimpineros para que adquieran habilidades en mercadeo, comercialización, finanzas, contabilidad y tecnologías de la información. El apoyo no sólo se dio en la capacitación, sino que también hubo un aporte con “capital semilla” de 10 millones de pesos por cada idea de negocio aprobada.

Inicialmente se seleccionaron 100 ideas de negocios. Las cuales fueron seleccionadas entre los departamentos de La Guajira, Cesar, Norte de Santander y Arauca. Es conveniente mencionar que el estudio arroja que son estos cuatro departamentos los que al compartir frontera con la hermana República de Venezuela, son los que más se afectan de la ausencia de la venta de gasolina en pimpinas.

Es imperativo recordar que esta idea no es nueva. Administraciones municipales y departamentales, apoyadas por el Estado, ya habían intentado impulsar este tipo de iniciativas. Sin embargo, lo lucrativo y la facilidad para hacerse a un sustento módico sin mayores complicaciones que ofrecía la venta ilegal de gasolina en pimpinas, no permitía que este tipo de ideas prosperaran.

Hoy, la situación es distinta. Los pimpineros no tienen nada más que hacer y están obligados a visualizar y tomar cualquier tipo de oportunidad de surgimiento. De ahí del porqué lo del Pnud y ministerio de Minas cobra una relevancia mayúscula en estos momentos.

Es por ello, que el departamento se encuentra en un momento crucial. Los mandatarios de turno y los diferentes representantes del departamento ante el Congreso de La República, deben adelantar gestiones para que de manera masiva, más proyectos de este tipo se sigan dando en la región.

-Publicidad-