Con inversiones a la vuelta de la esquina, el alcalde de Riohacha le apunta al turismo
Con inversiones a la vuelta de la esquina, el alcalde de Riohacha le apunta al turismo.
-Publicidad-
-Publicidad-

Riohacha, de día radiante y calurosa; de noche, lúgubre y sombría. Sus últimos años no han sido prósperos para esta ciudad, pero eso podría empezar a cambiar.

Los alcaldes del departamento han sido criticados por sus “koalezcas” administraciones. Como excusa y/o explicación, dependiendo del punto de vista con que se le mire, la pandemia ha sido la causante de las parsimoniosas gestiones

-Publicidad-

Y pues, sí. El alcalde de Riohacha no podía ser la excepción. Él también ha escudado el retraso de su gestión en la temible covid-19. Y sea cierto o no, nadie podría culparlo, todo lo relacionado a esta enfermedad confundió a todos.

Sin embargo, el limón de la pandemia no puede ser exprimido más, y es ahora el momento en que los mandatarios tienen que mostrar sus capacidades.

Después de haber arrancado con un proceso alrededor del POT que levantó algunas críticas y un manejo de la pandemia que levantó otro tanto, el burgomaestre aparece con alternativas claras que brindan esperanza a un pueblo que las necesita por toneladas.

Con inversiones a la vuelta de la esquina, el alcalde de Riohacha le apunta al turismo:

“El mercado viejo” será remodelado. Ya era hora que un alcalde le colocara el cascabel al gato, ya que muchos lo habían pensado, pero nadie se había atrevido a hacerle algo a este sitio, debido a su complejidad. En su lugar será construido una galería comercial que albergará los sitios de comidas actuales y agregará venta de bienes y servicios, dentro de los que se destacan las artesanías wayuu.

¿Qué pasará con las actuales ventas de carnes y pescados, que no sólo afean el área, sino que no tienen ningún tipo de control sanitario? No se sabe. Lo cierto es que es una buena iniciativa, que esperamos todos sea bien ejecutada.

Otra obra venidera es el “puente del riito”. Emblemático puente que luce inseguro y angosto. Los biciusuarios que se mueven a través de él, sienten como la adrenalina corre por sus venas. Era una obra que la ciudad pedía a gritos.

Otra obra en planes de la administración es la remodelación del parque de La India. Allí se quiere dar un toque más moderno al parque, volviéndolo más deportivo y poder generarle más cercanía con la comunidad. ¿Conservará su gran cubierta verde, o simplemente le talarán sus árboles inmisericordemente y lo rellenarán de concreto? No lo sabemos aún, amalaya sea algo bueno. 

Hay otras obras planeadas que no se sabe si le alcance el tiempo al señor alcalde para ejecutarlas. Pero en medio de la pobreza urbana que vive la ciudad, todos estos proyectos si son bien planeados y ejecutados, ¡bienvenidos sean!