Riohacha presenta 215 personas infectadas y varias fallecidas, que han puesto en alerta a sus ciudadanos y al mismo gobierno distrital.
-Publicidad-
-Publicidad-

Lo que se está viviendo en el mundo entero a raíz del Covid-19 no tiene precedentes; aun cuando muchos puedan afirmar que la fiebre española de hace un siglo contradiga esta afirmación. 

Lo cierto es que lo que se vive en el mundo hoy, sólo lo habíamos visto con una buena ración de crispetas, o popcorn para los más sofisticados. ¡Sí!, en una de esas películas ‘Hollywoodenses’ donde se detecta el virus, la gente entra en pánico, las calles son un caos, después quedan desiertas, mucha gente muere, y sólo dos horas después, un tipo que resulta sabiendo artes marciales, con excelente puntería, resulta descubriendo la cura y salvando la humanidad.

¡Pero no! Nuestra realidad ha sido bien diferente. Se detectó el virus, la gente entró en pánico, las calles estuvieron desiertas por unos días y poco a poco han venido volviendo al caos normal, mucha gente ha muerto, y 5 meses después seguimos sin cura y sin rumbo fijo.

Pero en medio de todo, algunas alcaldías han querido salir del letargo. La de Riohacha por ejemplo, ha sido una de ellas. En medio del desastre han empezado a hacer lo que muchas otras alcaldías todavía no. Ha empezado a digerir en buen término, el mandato, con covid-19 a bordo.

Ya se les ve a algunos funcionarios de la administración haciendo campañas de sensibilización, fortaleciendo el fisco municipal a través de iniciativas de descuento en impuesto predial y planificando la ejecución del plan de desarrollo.

Sin embargo, que los ojos más allá de la pandemia, no les cause hipermetropía, ya que la presencia masiva de vehículos en las calles de Riohacha, es un indicativo de ausencia de control. Y lo último que se quiere en estos días cuando se supone estamos entrando en el pico de la pandemia, es perder el control.

-Publicidad-