Electricaribe
-Publicidad-

Cuando en el 2016 el gobierno nacional hizo el anuncio de la intervención de Electricaribe y con él, la obvia posibilidad de que el servicio de energía en nuestra región mejorara, la gran mayoría de nuestra población soñó con la idea de que los cortes de energía se acabarían.

No ha pasado una semana desde que la nueva empresa Air-e inició labores y ya hemos tenido cortes en el suministro de energía. Lo novedoso es que ya no lo hacen los fines de semana, sino en la noche. Quizás, como para que nadie se dé cuenta. Aunque, el calor inclemente se encarga de hacerse notar y dejar en evidencia la ausencia no anunciada de la amada energía.

Los 12 billones de pesos que fueron anunciados por el gobierno Nacional que se invertirán en los próximos 10 años, permiten hacer soñar a los guajiros. La pregunta es si toda esa inversión alcanzará para tanto problema.

-Publicidad-

Además de ser un servicio pésimo que ha potenciado “la cultura del no pago”, Cerca del 80 % de los usuarios pertenecen a estratos 1, 2 y 3, de los cuales una gran porción se beneficia con subsidios.

Por otro lado, son más de 10.000 los kilómetros de redes en mal estado, que no se sabe aún de qué manera serán reemplazados o intervenidos físicamente para que puedan cumplir su labor de manera adecuada. 

Es conveniente mencionar que las subestaciones al servicio de Electricaribe funcionaban al tope de su capacidad. De hecho, ya muchas de ellas son obsoletas y requieren intervención para que puedan prestan un buen servicio.

Dentro del inventario en decadencia, también se incluyen 60.000 transformadores que son obsoletos debido a que cumplieron su vida útil. Tener que cambiar este magno lote de transformadores supone una tarea titánica y costosa que pareciera no tener asidero inmediato dentro del panorama cercano de inversiones. Entendible esto por demás, si se analiza que se acaban de invertir más de COP $200.000 millones para la compra de nuevos transformadores, y que alcanzó para tan sólo 100 de ellos.

Todo esto hace pensar que muy posiblemente el costo del servicio de energía en nuestra región sufra un incremento, el cual obviamente tendrán que pagar los usuarios.

Desafortunadamente a Air-e le está cayendo toda el agua sucia que deja Electricaribe. Y les va a tocar duro, porque es será muy complicado pagar más, si el servicio sigue siendo inestable.

Mejor dicho, ¡¡¡apague y vámonos!!!