La covid-19 sigue presente en todos los rincones del planeta. Las variantes siguen haciendo de las suyas, y los expertos auguran un cuarto pico para nuestro país.
La covid-19 sigue presente en todos los rincones del planeta. Las variantes siguen haciendo de las suyas, y los expertos auguran un cuarto pico para nuestro país.
-Publicidad-
-Publicidad-

Después de que las vacunas se aplicaran a un porcentaje importante de la población en el mundo, la peligrosa percepción de relajamiento y tranquilidad ha invadido a diferentes naciones.

En ese aspecto, Colombia es uno de esos países que, tras haber bajado sus cifras de contagio y muertes a causa de la pandemia, sus habitantes han venido teniendo un comportamiento inadecuado frente a los cuidados de la enfermedad.

-Publicidad-

Es preocupante ver a la población de nuestro país tomando a la ligera el tema de las medidas de prevención, creyendo quizás que, al estar avanzando el tema de la vacunación ya la enfermedad no es peligrosa. Lo cual es falso.

Según los expertos, antes de finalizar el año un cuarto pico llegará a nuestras comunidades. Este no es un tema de poca importancia, si se tiene en cuenta que en gran medida las probabilidades de que el pico sea mayor o menor dependen del comportamiento de la ciudadanía.

En La Guajira pareciera no importar dicha amenaza, ya que no ha habido por parte de las autoridades ningún tipo de advertencia frente a lo que se viene.

En la capital del departamento, por ejemplo, sus calles están atiborradas de vehículos de día y de noche. Los eventos nocturnos han vuelto a la normalidad y la población ha respondido a dichas ofertas. Sin embargo, asusta el hecho de que el porcentaje de personas que tengan los mínimos cuidados frente al virus disminuye ostensiblemente, mientras los ciudadanos confiados crecen exponencialmente.

Es imperativo que los mandatarios retomen políticas y estrategias enfocadas a la sensibilidad de los ciudadanos frente a la pandemia. Ya que, si bien un buen porcentaje de la población ya está vacunada, los riesgos de contraer el virus siguen siendo altos y en consecuencia podríamos volver a cifras muy lamentables.

Entonces, para que el cuarto pico no sea el motivo de lagrimas en la próxima navidad, es mejor que no se descuide y entienda que la covid-19 todavía existe y no se ha erradicado.