Las escuelas de padres, y los sicólogos deben ser unos orientadores, peros los estudiantes son los que deben escoger lo que quieren estudiar.
Las escuelas de padres, y los sicólogos deben ser unos orientadores, peros los estudiantes son los que deben escoger lo que quieren estudiar.
-Publicidad-
-Publicidad-

Los expertos estiman que es importante orientar a los muchachos vocacionalmente para que esto no suceda, porque es una preocupación para los mismos jóvenes y para los padres.

Jhon Jairo Zárate.
Jhon Jairo Zárate.

Es tal la situación que muchos se gradúan y dejan atrás, a otros jóvenes ya adultos en la Universidad sin definir aun sus carreras, por lo que se hace necesario que el equipo de sicólogos de las instituciones educativas les ayude a los jóvenes a definir su futuro en ese aspecto para que puedan descubrir sus hábitos y vocación.

Según el psicólogo John Zárate, este es un proceso que comienza desde la primaria y en bachillerato pero la falla está en que muchos padres de familia descuidan esa parte.

Asegura el psicólogo de familia que en 10 u 11, ya el muchacho debe tener claro para que es bueno o por lo menos tener un perfil que lo acerque a esas habilidades o talento que cada ser humano tiene.

“Todos los seres humanos nacemos con talento y el reto de cada persona es descubrirlo y mirar cuál es su vocación para que pueda explotarlo y dar lo mejor de sí y cuando esté trabajando sea alguien exitoso y va a disfrutar de lo que hace y además de eso le van a pagar”, asegura Zárate.

Muchas personas están tristes y frustradas porque están trabajando en cosas que no les gusta ya que no tienen claro cuáles son esos talentos y esas vocaciones para sacarles el mejor provecho.

Desde el bachillerato ya los muchachos deben saber para qué son buenos y descubrir sus habilidades, talentos y vocación.
Desde el bachillerato ya los muchachos deben saber para qué son buenos y descubrir sus habilidades, talentos y vocación.

Expertos en el tema advierten que la tecnología les ayuda mucho a descubrir esas vocaciones ya que el Internet les brinda la oportunidad de hacer los ejercicios y desarrollar pruebas que les pueden ayudar a descubrir sus rutas, explorar y conseguir orientaciones profesionales, ya que les pueden mostrar las carreras de acuerdo a sus perfiles, personalidad y forma de ser.

Dice Zárate que los problemas de disfuncionalidad del hogar afecta e impacta notablemente en la decisión de los jóvenes a la hora de decidir qué carrera van estudiar debido al conflicto familiar, aunque admite que también hay jóvenes muy maduros que a pesar de las circunstancias adversas tienen muy claro y saben para dónde van y se sobreponen con facilidad a estas circunstancias.

Decidir qué carrera se va a estudiar debe decisión del estudiante no de los padres.
Decidir qué carrera se va a estudiar debe decisión del estudiante no de los padres.

Afirma que el hogar es la base de los principios y que si hay problemas se complican las cosas para muchos jóvenes que se dejan llevar por las emociones y ven más barreras que salidas a sus horizontes.

Algunos docentes consultados por esta página, advierten que el 80 % de los estudiantes no saben qué carrera profesional estudiarán al terminar la etapa escolar y que tres de cada quince estudiantes abandonan sus estudios, mientras que otros dos se cambian de carrera. De los cinco que terminan la carrera solo ejercen la profesión dos, lo que indica que la situación también es más de fondo y no de forma, ya que de que sirve estudiar algo si después no se ejerza.

El problema también se presenta porque en muchas regiones como en La Guajira las ofertas universitarias son limitadas lo que lleva a la mayoría de los estudiantes a estudiar no lo que quieren sino lo que les toca.

-Publicidad-