-Publicidad-

Durante la diligencia de entrega del inventario para el levantamiento de la huelga que afecta a las Salinas de Manaure, que estuvo liderada por la Viceministra de Trabajo y el Gobernador encargado de La Guajira, sorprendió que la voz cantante fuera la del líder Elmer Altamar Gómez, para pedir la salida del operador.

Altamar Gómez, ha sido un importante líder de esta población, y a su dedicación se deben alcances importantes, como la sentencia en el Consejo de Estado, que en el 2016 estableció que el Gobierno Nacional le había embolatado a Sama parte de sus activos. También fue él quien presentó a Big Group a la comunidad y quien en su momento, celebró con más entusiasmo las condiciones del contrato de operación que hoy hacen parte de sus más duras críticas.

Arlenys Alvarado.

Sin embargo, el año anterior, Altamar como líder indiscutible de Waya Wuayuu, fue sacado de la representación que había ostentado por más de 11 años, en una asamblea con más de 150 cosechadoras encabezadas por Arlenys Alvarado. Ese desplazamiento trajo muchas acusaciones entre las partes, al parecer estaría probada una falsedad documental de Altamar, que se habría inventado una asamblea por la cual pretendía volver a su cargo y  expulsar de un plumazo a todos sus críticos de la asociación.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

De ahí en adelante se sabe que durante más de un año al parecer se ha negado a entregar las cuentas de Waya Wuayuu y que están embolatados más de 90 millones de pesos de un convenio con el Ministerio de Agricultura.

En la casa de huéspedes de Sama, que al parecer ocupa Altamar sin pagar arriendo desde hace varios años, era frecuente ver a los funcionarios de Big Group y ahora a la Policía Judicial que hace unos meses la allanó. Altamar desde las redes sociales acusó al polémico Vicepresidente de Big Group Ismael Arciniegas, de estar detrás del operativo, pero la justicia al parecer buscaba a su cuñado, quien estaría relacionado con robos al comercio en Manaure.

Lo cierto es que la luna de miel con Big Group, terminó hace un año cuando se dio el retiro de Darío Urdaneta de la Gerencia de Sama. De ahí en adelante el contrapunteo con Arciniegas se volvió constante y Altamar comenzó a protagonizar los bloqueos de la empresa junto con el transporte interno.

En esa oportunidad,  el Vicepresidente de la empresa indicó a los medios que el disgusto de Altamar se debía a que no había querido darle un contrato de socialización por 200 millones de pesos a lo que Elmer contestó desafiante «que el contrato era de $250 millones».

Darío Urdaneta.

Meses después de la salida de Urdaneta de Big Group, el representante de la empresa operadora radicó en la Fiscalía de Maicao una denuncia en su contra, en donde se indica que el ingeniero venezolano en abuso de confianza le entregó a Waya Wuayuu 7.500 toneladas de sal durante el año 2016 para pagar una deuda de Sama con esa asociación.

Sobre el particular Arlenys Alvarado en entrevista radial  dijo, “que si la deuda existía no se sabe que hizo Altamar con la plata”. Elmer culpa de su salida de Sama y de la asociación indígena a Big Group.

Es preciso señalar además que Tania Galván, madre del Presidente de Sintrabgsalinas,  Carlos Gómez, fue uno de los principales motores de la salida de Altamar de Waya Wuayuu, por eso a todo el mundo le sorprendió la defensa de la huelga y sobre todo la pila de acusaciones que lanzó en la reunión con el Gobernador y la Viceministra de Trabajo, en un intento de «reencauche» de su liderazgo que el gerente de Sama Luis Ramón Arciniegas, cuando no le dejaban dirigirse a los presentes y sentenció con un grito a los presentes «ahora el bandido soy yo pero están felices con Elmer».