Un árbol frondoso lo cortaron en el casco urbano de Fonseca.
Un árbol frondoso lo cortaron en el casco urbano de Fonseca.
-Publicidad-
-Publicidad-

Mientras en otras partes emiten normas que prohíben la tala de cualquier árbol de más de 10 años o de 20 centímetros de diámetro de tronco a nivel del suelo y establecen sanciones millonarias por daños ocasionados a la vegetación, en el municipio de Fonseca no hay entidad que impida la destrucción de estas especies calificadas como los pulmones de las ciudades.

A Todo aquel que se le antoja cercenar un árbol, ya sea porque le impide la visibilidad a su negocio, o simplemente porque está saturado de tanto recoger sus hojas secas, lo extingue y nada pasa. Diariamente esta escena se repite, porque la comunidad no toma consciencia de la importancia de su conservación y los beneficios que nos representan sus follajes y frutos.

El más reciente, atentado contra el ecosistema, lo propició un depredador que destrozó un legendario árbol, en la carrera 21 entre diagonal 12 y calle 13, sin que se conozcan las razones o motivos y si se hizo con el permiso respectivo de la Corporación Autónoma Regional de la Guajira.

-Publicidad-