-Aviso-
-Publicidad-

En decisión de primera instancia, la procuraduría regional de La Guajira destituyó e inhabilitó por 11 años a la exalcaldesa de Dibulla, Silvia Mercedes Ospino Bermúdez, y Mayro Alberto Ceballo Mena, en calidad de jefe de la Oficina de Planeación del mismo ente territorial.

La destitución es porque se presentó una presunta irregularidad en el contrato de obras número 116 del 28 de diciembre de 2012, ya que el objeto era rehabilitar y poner en funcionamiento el sistema de alcantarillado del corregimiento de Mingueo, pero no se rehabilitó, sino que se le hizo una limpieza de canales y unas pequeñas construcciones y el recurso, cifra superior a 400 millones de pesos se esfumaron.

Esta irregularidad se conoció luego que el ciudadano Justo Riaño Negrete pusiera en conocimiento del Ministerio Público este reprochable actuar de los funcionarios públicos y después de estudiar, investigar y escuchar a los testigos que conocieron del caso, este Ministerio entró a decidir.

Durante la indagación preliminar se escucharon las declaraciones juramentadas de Ulises Rafael Montero Redondo, quien se desempeñó como Jefe de la oficina Asesora de Planeación del Municipio de Dibulla y de Astrid Pava Yara.

También la Fiscalía General de la Nación a través del Fiscal de patrimonio económico Víctor Hugo Fuentes aportó a esta investigación 14 folios, los cuales fueron importantes para la decisión de fondo.

En síntesis, la Procuraduría reprocha el comportamiento de Silvia Mercedes Ospino Bermúdez, en su condición de alcalde Municipal de Dibulla, ya que su actuar fue antijurídico, porque en su conducta está presente el elemento de ilicitud sustancial de la falta disciplinaria, previsto en el artículo 5 de la Ley 734 de 2002, exigible para la formulación de juicio de reproche.

Según el Ministerio Público, Ceballo Mena vulneró los principios de eficiencia y eficacia, de la función administrativa, contemplados en el artículo 209 de la Constitución Política de Colombia y en el artículo 3 de la ley 489 de 1998, respectivamente.

En ese sentido, el procurador regional de La Guajira, William Millán Monsalve, le endilga la falta como gravísima, a título de culpa gravísima, tipificándole con una sanción para ambos de 11 años de inhabilidad general.

Ospino Bermédez, fue alcaldesa de los dibulleros desde el 1 de enero del 2012 hasta el 31 de diciembre del año 2015 y Ceballo Mena, para la época de los hechos, era jefe de la Oficina de Planeación del mismo ente territorial.

La Guajira Hoy, LGH dialogó con Mayro Ceballo Mena, quien manifestó que apeló la decisión de la Procuraduría, pero en La Guajira se condena al que hace las cosas bien, y se exonera al que no hace nada.

-Publicidad-