El lote de novillas fue devuelto al propietario faltando tres animales según afirma el dueño, lo que no se sabe hasta el momento, es si las tres reses faltantes se les perdieron en el camino, o ya las habían negociado con alguien los que cometieron el abigeato.
-Publicidad-

En un dos por tres el Ejército Nacional, logró impedir que varios sujetos lograran robarse 16 reses que fueron sacadas de una parcela en inmediaciones de Porciosa asentamiento comunal en la vía al sur entre Carraipia y Albania en La Guajira.

Los primeros datos conocidos por  LaGuajiraHoy.com, indican que en la tarde del sábado, aproximadamente a las seis, unos sujetos de origen indígena ingresaron a la vereda de propiedad del señor René Sosa, de donde sustrajeron 19 novillas con las cuales emprendieron camino por la carretera siendo escoltados por tres sujetos que se movilizaban en moto.

Al llegar a una curva entre Maicao y Carraipia, conocida como Atnamana, dónde se halla un puesto de control del Ejército Nacional, las autoridades les preguntaron sobre la procedencia de las reses, pero estos simularon no tener nada que ver con los animales y manifestaron a los  soldados, que ese ganado venia comiendo pasto en el camino y que ellos no tenían nada que ver con eso.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Fue entonces cuando el personal del  Ejército procedió a interrumpir el viaje que traían las reses para retenerlas mientras se investigaba su procedencia y el real propietario de estas.

Los soldados avisaron a René Sosa, propietario de las cabezas de ganado, y éste se dirigió hacia donde estaban los animales custodiados por el Ejército, y  presentó los documentos demostrando que son de su propiedad.

El señor Sosa, demostró con sus documentos que las reses que tienen el hierro con las letras AS, son de su propiedad, pero que tiene las iniciales de su hija Alejandra Sosa.

El lote de novillas fue devuelto al propietario faltando tres animales según afirma el dueño, lo que no se sabe hasta el momento, es si las tres reses faltantes se les perdieron en el camino, o ya las habían negociado con alguien los que cometieron el abigeato.