Así se ve el enrocado y río de la represa El Cercado en La Guajira. Foto: Alejandro Restrepo Uribe
Así se ve el enrocado y río de la represa El Cercado en La Guajira. Foto: Alejandro Restrepo Uribe.
-Publicidad-

El proyecto de El Cercado prometía solucionar el problema del agua y la energía para los habitantes de La Guajira, el departamento más seco del país, con la mayor presencia indígena e indicadores preocupantes de pobreza.

Nueve años después de la inauguración de la represa no solo no ha cumplido con los objetivos iniciales, sino que además se ha afectado la situación de cerca de 100.000 pobladores. Así lo revela un estudio realizado por la universidad Nacional y que decidió suministrárselo a este medio de comunicación, el cual publicaremos en tres entregas.

En los municipios donde se tenía proyectado que impactara la represa El Cercado se redujo el caudal del río Ranchería, lo que no solo empeoró la situación de las comunidades indígenas y campesinas al borde de la cuenca, sino que además se inundaron sitios sagrados para los pueblos indígenas del lugar, lo que afectó su bienestar. A la fecha no ha habido una debida compensación ante las graves afectaciones ambientales y culturales ya causadas.

-Publicidad-

La represa, ubicada en el río Ranchería es de tipo enrocado con cara de concreto, altura de 110 m, área inundada de 638 hectáreas y capacidad de 198 millones de m3 de agua. Con esto se abastecerían de agua los sistemas de acueducto de los municipios de San Juan del Cesar, Barrancas, Hatonuevo, Maicao, Fonseca, Uribia, Distracción y Albania.

Su construcción se pensó en 1983, en pleno auge de la bonanza marimbera de La Guajira, cuando el Gobierno nacional presentó los términos de referencia para el estudio de factibilidad del “Proyecto de embalse de uso múltiple del río Ranchería”, el cual sería el primer paso para un proyecto ‘estratégico’ que incluiría la construcción de la represa El Cercado y las conducciones principales de riego hacia los distritos de Ranchería y San Juan del Cesar.

La construcción del embalse pretendía adecuar obras de riego y drenaje, suministrar agua a los acueductos de municipios cercanos y generar electricidad para las viviendas de la zona circundante.

El río Ranchería es el principal afluente del departamento; nace en la Sierra Nevada de Santa Marta, en la laguna Chirigua, un lugar sagrado para los pueblos indígenas, y desemboca en el mar Caribe, en Riohacha.

Su cuenca abarca parte del Resguardo Indígena Kogui-Malayo-Arhuaco, donde habitan comunidades de los pueblos Wiwa y Kogui –como la comunidad de Mamarongo–, además de 16 resguardos indígenas del pueblo Wayúu. Espere la próxima entrega el 5 de septiembre.