-Publicidad-

Lo que se creía un milagro de Dios en la vida de Kellys Johana Galvis Epieyú se convirtió en tragedia para su familia, la joven había superado un grave estado de salud a causa de una preeclampsia, en horas de la mañana de este martes presentó ahogos, falleciendo a causa de un paro respiratorio.

Se supo que el bebé de la hoy fallecida, que nació prematuro, se encuentra bien de salud bajo el cuidado de unos familiares. La joven cursaba quinto semestre de Licenciatura en Educación Física en la Universidad de La Guajira, familiares y amigos se encuentran consternados por la trágica noticia.

Kellys Johana Galvis Epieyú de 20 años de edad, joven agraciada, hace dos semanas fue llevada por la familia del novio a urgencias de la clínica Cedes por un fuerte dolor en el abdomen, al hacerle una ecografía, los facultativos se dieron cuenta que tenía siete meses de embarazo, al igual que sus familiares.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

“Nosotros no sabíamos nada, cuando llaman a la mamá le dijeron que Kellys Johana había parido y se encontraba grave de salud», explicó Mileidys Rojas Epieyú, hermana de crianza de la fallecida.

Según las declaraciones dadas por la familiar, al momento del parto Kelly Johana presentó ciertas complicaciones de salud a causa de unas convulsiones, esto la llevó a un estado de coma en el que permaneció dos semanas desde el pasado nueve de mayo.

“Ayer lunes ella estaba contenta porque ya la habían pasado a piso, tanto los médicos como la familia pensamos que era un milagro de Dios porque estaba bastante bien, habló, camino y no nos explicamos que fue lo que paso”, aseguró con lagrimas en los ojos Rojas Epieyú.

Igualmente, dijo que una de las enfermeras le practicó la limpieza de rutina en el área de la traqueotomía, momentos después empezó a sentir ahogo, su mamá en medio del desespero pidió ayuda a las enfermeras quienes no atendieron el llamado de manera inmediata; “cuando el médico llegó ya no había nada que hacer”.

La familia señala que hubo mal procedimiento en la atención de rutina y negligencia médica, ya que según ellos no se atendió con prontitud la crisis de asfixia que presentaba la paciente.

Kelly Johana Galvis Epieyú está siendo velada en su residencia materna en carrera 5 número 24- 39 del barrio 7 de Agosto del Distrito de Riohacha y será sepultada a las 10 de mañana de este miércoles en el cementerio familiar ubicado vía al corregimiento del Pájaro.