Emprendedores en el área de panadería y repostería.
-Aviso-
-Publicidad-

En la búsqueda de ofrecer ayuda a familias migrantes venezolanas, retornadas colombianas y población Wayúu, la fundación internacional Acción Contra el Hambre culminó proyecto de generación de nuevas oportunidades dentro del flujo migratorio.

El evento tuvo lugar en al centro de convenciones de Anas Maí donde se dieron cita las 100 propuestas emprendedoras que surgieron de este proceso de restitución de la dignidad, que inició el 15 de abril del 2018, con el objetivo de brindar ayuda no solo económica y en especies sino de crecimiento personal.

Muestra de emprendedores.

Este proyecto de incentivo y proyección a los migrantes arrancó luego de una caracterización que permitió seleccionar un buen número de familias establecidas en Maicao y Riohacha, con quienes arrancaron el proceso de sensibilización, socialización y capacitación que permitió ir más allá de la ayuda humanitaria para dar con la transformación personal y social que se requiere.

El proyecto se dividió en dos partes: una en zona rural donde trabajaron con 10 comunidades Wayúu, allí implementaron 10 sistemas de riego por goteo, entregaron alrededor de 540 chivos, 200 gallinas ponedoras y les otorgaron las semillas y los requerimientos para que las comunidades sigan cultivando y garantizar así una diversidad dietaria.

En la parte urbana, el beneficio fue implementado con 770 familias con el sistema cash multipropósito que es la entrega de dinero a partir de la fundamentación de un apoyo de sostenimiento.

David González Salazar.

“Esto se hizo por seis meses, los primeros tres fue con un 100 por ciento del monto, aproximadamente 23,5 dólares por persona, los otros tres meses se desarrolló con 12,25 dólares por persona, con esto se buscaba que las personas tuvieran un sostenimiento para cubrir todo lo que tuviera que ver con arrendamiento, transporte, pago de servicios y agua potable”, explicó David González Salazar, jefe de proyecto de ACH.

Todo esto fue posible gracias a un proceso de acompañamiento psicosocial donde obtuvieron como resultado, que las personas no vieran el dinero como un fin último, sino como el medio para seguir adelante.

“Estábamos buscando que ellos no solo recibieran el dinero y se fueran sino, que tuvieran un acompañamiento a través del cash humanizado donde lo más importante es la dignificación de la familia y del yo interno y así fue”, indicó González.

Durante el evento las muestras de agradecimiento y emociones por un ciclo que terminó estuvieron a la orden del día, para Martín Hoyos Barón, jefe de base de Acción Contra el Hambre en La Guajira, todo quedó demostrado, de ahora en adelante le toca a cada familia transmitir lo aprendido y aportar lo mejor de sí a la sociedad y ver en la migración la oportunidad de emprender.

El recinto recibió a un buen número de migrantes venezolanos e invitados.

Para él como para el resto de los asistentes fue muy emotivo escuchar a la población venezolana presente en el recinto entonar el himno nacional del vecino país y la canción titulada Venezuela considerada como el según himno de esta nación.

El evento que estuvo organizado por ACH, USAID en alianza con Cámara de Comercio de La Guajira, contó con varios momentos donde hubo conferencias, charlas de asesorías, exposiciones y conversatorios de emprendedores exitosos en el departamento.

También asistieron como invitados el jefe de Migración Colombia, presidente ejecutivo de Cámara de Comercio de La Guajira, la Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Asociación de venezolanos Salto Ángel.

-Publicidad-