Las autoridades de Migración en cabeza del director Miguel Romo escucharon atentamente.
Las autoridades de Migración en cabeza del director Miguel Romo escucharon atentamente.
-Publicidad-

Los veedores en Salud y contralores comunitarios les dejaron claro a las autoridades de Migración Colombia en Maicao, la inconformidad generalizada por el mal comportamiento de los ciudadanos migrantes de Venezuela y les solicitaron su intervención ante el gobierno nacional para resolver esta delicada situación.

Manifiestan que su malestar es por la manera como la atención en diversos aspectos se ha volcado hacia los ciudadanos visitantes, mientras que la población colombiana ha sido marginada.

Los veedores en salud manifestaron que si bien el hospital San José está en la obligación de atender por razones humanitarias a la población venezolana, también es cierto que el sistema está colapsado no obstante las medidas de emergencia del gobierno nacional que tiene intervenido el centro asistencial y la secretaria de salud departamental con resultados negativos.

En su intervención el veedor en Salud Ángel Solano
En su intervención el veedor en Salud Ángel Solano

En su turno los contralores comunitarios expresaron su preocupación por la inseguridad que se ha disparado en la ciudad con la presencia de los migrantes, autores de mecanismos fatales de asaltar y con la ayuda de antisociales colombianos han encontrado éxito en la comisión de los ilícitos.

“Nosotros tenemos miedo de salir y hasta de ir al mercado porque aquí nunca se veía un vicioso consumiendo drogas en las calles porque respetaban, pero con la llegada de los venezolanos esto se echó a perder y aquí no hay ley para ellos y todo se lo ha tolerado la policía” manifestó uno de los contralores comunitarios.

Veedores y contralores solicitaron a Migración Colombia, tener en cuenta estas consideraciones para poder disminuir el impacto de la violencia generada por los migrantes y las limitaciones que en materia de salud están viviendo los colombianos por la atención que demandan los ciudadanos del vecino país.

-Publicidad-