La escena del crimen, fue inspeccionada por las autoridades para dar con responsable de este feminicidio.
-Publicidad-

Dos personas más, en ellas, una menor de edad se salvaron de morir de la misma manera.

A tempranas horas del domingo 8 de diciembre, fueron halladas dos mujeres y una menor de edad con la garganta cortada en el interior de un apartamento ubicado en la calle 18 con carrera 1e del barrio Galán de Maicao.

Las víctimas fueron identificadas como Alcira Díaz, de 59 años de edad, Brexi Beatriz González Díaz, de 33, y una niña de 10 años hija de esta ultima; todas de nacionalidad venezolana y residenciadas en Maicao desde el año 2018.

Los vecinos del sector alarmados por el hallazgo, condujeron a las tres víctimas a una clínica cercana a la que Brexi González llegó sin signos vitales, su señora madre, Alcira y su hija fueron salvadas de una muerte inminente.

Los sabuesos de la Sijin, al momento de realizar el levantamiento de las evidencias en la escena del crimen, encontraron el cadaver de un perro que, según el dueño del edificio, era la mascota familiar.

En una habitación de esta edificación, fue asesinada con arma blanca una mujer de nacionalidad venezolana.
En una habitación de esta edificación, fue asesinada con arma blanca una mujer de nacionalidad venezolana.

«El tipo mató a la muchacha y trató de degollar a la niña, a la mamá de la muchacha y a un perrito. Esa familia son personas de bien, ya tenían año y pico viviendo acá arrendados», indicó una vecina del sector.

Los investigadores también encontraron que el asesino cobró la vida de Brexi González en una habitación mientras la señora Arcira y la menor se escondían aterradas e indefensas en el baño de la casa.

Se presume que posiblemente se trate de un crimen pasional, dadas las muestras de ensañamiento contra Brexi González y que, además, no fue sustraido ningún elemento de valor del apartamento ni forzadas las cerraduras.

De Brexi González se supo que trabaja como mesera en un billar, estaba casada y que había llegado a la ciudad con su familia buscando mejores condiciones para criar a su hija. Su esposo se encontraba fuera de la ciudad al momento de enterarse de la fatal noticia.

Por otra parte, la presidenta de la Red de Mujeres Sin Fronteras, Elizabeth Cuesta, expresó su rechazo ante este crimen «llamando a las autoridades por todos estos hechos ocurridos en Maicao, dónde ya no hay respeto por la vida, para que se activen rutas de atención a la mujer, ya que por temor muchas no se acercan a denunciar».

-Publicidad-