Las pocas lluvias de los últimos días de mayo saludaron la naturaleza en los Montes de Oca.
Las pocas lluvias de los últimos días de mayo saludaron la naturaleza en los Montes de Oca.
-Publicidad-
-Publicidad-

Los hombres del campo en gran parte de la zona norte de La Guajira se quedaron esperando las lluvias de primavera para las siembras del primer semestre.

Aunque quemaron con la esperanza de que llegara el agua celestial, no pudieron ver ni las primaverales que se anuncia el 22 de marzo ni las de abril, ni mucho menos el aguacero de mayo que anuncia el gran combo.

En la vía antigua Maicao-Uribia fuertes vientos azotaron una comunidad indígena y se llevaron varios techos.
En la vía antigua Maicao-Uribia fuertes vientos azotaron una comunidad indígena y se llevaron varios techos.

Los que si llegaron, fueron fuertes vientos que han volado techos como ocurrió en una comunidad Iruway localizada a ocho kilómetro de la vía antigua a Uribia donde varias casas fueron destechas por un fuerte vendaval que visitó varias familias en horas de la tarde, lo que afortunadamente no dejó personas lesionadas.

En zona rural de Carraipía, las aguas benditas se asomaron ya finalizando mayo cuando los ánimos del campesino estaban resignados a esperar una nueva ocasión para las siembras.

Según Rubén Gutiérrez, miembro de la Asociación de usuarios Campesinos de Carraipía y Garrapateros, como los tiempos han cambiado y llueve en épocas inesperadas, se podrían hacer algunas siembras provechando las lluvias caídas últimamente en la región.

-Publicidad-