Las rejillas se encuentran en mal estado y la falta de tapas en los manjoles tienen preocupados a los pobladores de Barrancas.
-Publicidad-
-Publicidad-

Por: Pablo Gámez Sierra – Corresponsal Barrancas.

Preocupados se encuentran los habitantes del municipio de Barrancas por la cantidad de manjoles destapados y rejillas dañadas, ubicados en diferentes sectores residenciales y comerciales de esta cabecera municipal, incluyendo sus corregimientos.

Para los pueblerinos, existe el temor de resultar lesionados o en el peor de los casos perder la vida al caer en una de esas alcantarillas, sobre todo, en esta temporada cuando se ha intensificado el invierno en el sur de La Guajira.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Los más afectados por esta problemática son los motociclistas, quienes indican que cuando está lloviendo es difícil detectar los manjoles sin tapas, porque se inundan las calles y no se puede diferenciar entre el hueco y la  carretera, muchos de ellos ya han caído en esas trampas mortales y las consecuencias han sido lamentables.

Igualmente, son afectados los propietarios, de carros y motocarros, quienes por culpa de los amigos de lo ajeno, que se roban las rejillas y las tapas del alcantarillado sanitario, resultan averiados sus vehículos al caer en los huecos que están al asecho.

La tarea es comenzar cuanto antes el arreglo de las rejillas y la colocación de las tapas de los manjoles del alcantarillado sanitario, afín de prevenir los accidentes y evitar tragedias en este municipio carbonífero.

El mayor peligro lo representan los peatones, especialmente los niños, quienes cuando está lloviendo,  salen a las calles a bañarse de forma desprevenida, quedando expuestos a caer en uno de esos manjoles destapados.

Los dignatarios y  presidentes de las  Juntas de  Acción Comunal de los diferentes sectores, han puesto innumerables quejas con relación a este tema, dando  lugar a que  la administración municipal de Barrancas, iniciara un censo para verificar y cuantificar la cantidad de manjoles sin tapas y rejillas dañadas, que existen en el casco urbano y los corregimientos de esta localidad.

La tarea es comenzar cuanto antes el arreglo de las rejillas y la colocación de  las tapas de los manjoles del alcantarillado sanitario, afín de prevenir los accidentes y evitar tragedias en este municipio carbonífero.

La empresa Aguas de Barrancas encargada de la operación del sistema de acueducto y alcantarillado, muestra su inoperancia porque no cuenta con un plan de contingencia que le pueda dar soluciones a esta problemática.