Orlando Rafael Redondo Cárdenas, en su casa en Riohacha.
-Publicidad-

Uno a uno, los delitos que la Fiscalía 58 de la Unidad de Vida de Bogotá, quiso imputarle al riohachero Orlando Rafael Redondo Cárdenas, de 35 años de edad, se desvanecieron en el marco de la audiencia de imputación de cargos y ahora sólo lo podrían juzgar por el delito de porte ilegal de armas.

Ese es el rumbo que ha tomado la investigación y que tiene sorprendidas a las autoridades, como también a los vecinos en donde habita su familia en Riohacha, quienes no creyeron en la información que entregó la Policía y que fue difundida por los distintos medios de comunicación, incluyendo a La Guajira Hoy.

Redondo Cárdenas le manifestó a su abogado de oficio el cual fue suministrado por la Defensoría del Pueblo, que él no era asesino ni mucho menos un delincuente. Explicó que fue abordado por un hombre quien lo intimidó un arma de fuego, le quitó la bicicleta y le entregó un revolver y le dijo que corriera.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

En esas circunstancias, le hizo caso al supuesto homicida, pero minutos después se vio perseguido por la comunidad, lo que lo obligó refugiarse en una vivienda en el barrio Aures de la Localidad de Fusa en Bogotá.

En ese sentido, la Policía Metropolitana de Bogotá lo capturó y lo presentó como el homicida de un ciudadano y secuestrador de una familia en Suba. La prueba de absorción y residuos disparos, salió negativa y la familia inmersa en este episodio afirmó que nunca les apuntó con el arma de fuego y es más, les dijo que se estaba era protegiendo porque una persona lo quería asesinar.

Esas evidencias se descubrieron ante un juez con Funciones de Control de Garantías, a quien le correspondió realizar las audiencias concentradas en la tarde del miércoles noche en las instalaciones de Paloquemao en la Capital del país.

Se supo que Orlando venía de hacer ejercicios, ya que es futbolista aficionado e integró en su momento la escuela de fútbol de Rafael Palacios y desde Riohacha fue a prueba a las inferiores del Deportivo Cali.  

La señora Omaira Beatriz Cárdenas Mejía, junto a su hija Sixta Redondo Cárdenas, reconocida familia integrante de la sociedad riohachera.

La Guajira Hoy LGH, se trasladó a la residencia de la señora Omaira Beatriz Cárdenas Mejía, quien ejerció la docencia, madre de Orlando Rafael Redondo Cárdenas y manifestó que su hijo está siendo culpado de cosas que no son. «Mi hijo no es capaz de ello, porque fue bien criado y es una persona correcta».

Desde el día miércoles, las personas no dejan de llegar a la vivienda de la familia Redondo Cárdenas, a mostrar su solidaridad por la situación que están pasando.

1 COMENTARIO

  1. Fui su profesor, en el sagrado corazón y me alegra que todo se esclarezca, ya que fue un niño muy bien criado, amante del fútbol.
    Cariñoso, alegre y con buenos valores.

Comments are closed.