Ante el presidente de la Asamblea Eimer Rodríguez tomó posesión y observa la diputada Orietta Peñaloza, segundo vicepresidente.
-Publicidad-

Mediante decreto presidencial, se juramentó en la tarde de hoy como gobernador encargado de La Guajira, el antropólogo, Weildler Antonio Guerra Cúrvelo, en el recinto de la Asamblea y ante el presidente de la Asamblea Departamental Eimer Rodríguez.

Su encargo, será mientras los partidos que escribieron a Wilmer González Brito, ante la Registraduría (Conservador y la U) envían la terna para escoger al ejecutivo que seguirá con la investidura, mientras se le resuelve al Gobernador en propiedad, su situación jurídica.

A la ceremonia de posesión asistieron distintas personalidades entre ellos, el gobernador del Atlántico, Eduardo Verano de La Rosa; al igual que el secretario de Gobierno del Departamento Wilson Rojas Vanegas; los comandantes de Policía y Ejército, el director de la Cámara de Comercio, Álvaro Romero Guerrero; presidente de Cerrejón, Roberto Junguito Pombo y el gerente de Gases de La Guajira, Roland Pinedo Daza, entre otros.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

En su intervención, la Primera Autoridad de los guajiros aseguró que La Guajira tiene hoy una circunstancia excepcional a lo largo de su historia. Quizás el momento más crítico desde su creación como entidad territorial hasta ahora.

«Tenemos una profunda crisis institucional y por  otro lado, una crisis humanitaria. La primera ha llamado la atención de los medios de comunicación y todos los ciudadanos colombianos y la segunda, ha conllevado medida jurídica de organismos del orden nacional e internacional».

También manifestó que se encontraba en este recinto como servidor público del país, que ha venido hacer importantes sacrificios personales y en su vida laboral y académica para asumir el cargo. «Pero este sacrificio es sumamente importante si tenemos en cuenta que se trata de prestarle un servicio a La Guajira y al País».

Asimismo, aseguró que no se trata aquí de señalar a exfuncionarios, porque de sus casos se ocupará la justicia, pero aseguró que en una primera época de historia política en el siglo 20, en el cual señores varones electorales gobernaban el departamento, en una sociedad que todavía era semirural y casi pastoril.

Tiempo después, advirtió Guerra Cúrvelo que  se pasó en los años 70 y 80 a las empresas electorales, organizadas para asumir el control del Estado, y capturar en algunos casos, rentas destinadas a los ciudadanos.