Aburridos y desesperados andan los pequeños ganaderos de Fonseca, quienes se sienten cansados por la multiplicidad de robos que se vienen presentando a cada rato. Foto de archivo.
Aburridos y desesperados andan los pequeños ganaderos de Fonseca, quienes se sienten cansados por la multiplicidad de robos que se vienen presentando a cada rato. Foto de archivo.

Pequeños y medianos ganaderos de la zona rural del municipio de Fonseca, en el sur del departamento de La Guajira, siguen registrando pérdida de animales por el accionar de cuatreros que ingresan a sus predios de manera recurrente.

Así lo dieron a conocer los ganaderos de este municipio, quienes indicaron que no encuentran la forma de evitar que sus animales sean robados y sacrificados por las bandas de cuatreros que operan a sus anchas en este sector de la península, sin que haya autoridad alguna que logre contrarrestar su accionar.

Muchos se han visto en la imperiosa necesidad de vender los pocos semovientes vacunos con que cuentan y dedicarse en sus terrenos a otra actividad, antes que el fenómeno del abigeato los lleve a la quiebra.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

El pasado fin de semana, los dedicados a esta artimaña delictiva, entraron a un predio ubicado a un lado de la vía que conduce de Fonseca al poblado de Cardonal y allí le sacrificaron y descuartizaron varias reses al productor pecuario José Agustín Mendoza Díaz, más conocido como el “Bola”.

Los delincuentes para realizar su faena punible, sin que nadie se lo impidiera, amarraron, a quienes se hallaban al cuidado de las reses, como fue al capataz de la propiedad y a su compañera sentimental.