Aquí se observa la rama de la ceiba que debió ser cortada para quitarla del patio de la vivienda en donde lesionó a una joven.
Aquí se observa la rama de la ceiba que debió ser cortada para quitarla del patio de la vivienda en donde lesionó a una joven.

Un centenario árbol de ceiba Bonga, que está ubicado frente al cementerio municipal de Fonseca, estuvo a punto de ocasionar una tragedia, al troncharse una de sus gruesas ramas y caer en el techo de una vivienda en la famosa calle de la “Tranca” o calle 10 A con carrera 21 del barrio las Flores.

El imprevisto se presentó en horas de la noche de este martes 19 de julio, cuando la ama de casa Marlin Zapata Rincones de 25 años de edad, se hallaba recogiendo la ropa que tenía colgada en los tenderos del patio y sintió el crujir de la rama que se quebró, pero no alcanzó a salir corriendo porque pedazos del follaje y escombros de la cubierta de la vivienda le cayeron encima, ocasionándole golpes y laceraciones en diferentes partes de su cuerpo.

Esta es la ceiba que habrá que quitarle muchas ramas, porque parece que se quiere caer por completo.
Esta es la ceiba que habrá que quitarle muchas ramas, porque parece que se quiere caer por completo.

Al lugar acudieron unidades del cuerpo de bomberos, para brindar sus servicios de socorristas y trasladaron a la señora Zapata Rincones al hospital, para su respectiva valoración por parte de los facultativos de turno en el centro asistencial.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Según el opinar de muchas personas, si la rama hubiese caído en horas del día, otra situación de peores consecuencias pudiese haber ocurrido, debido a que debajo de las frondosas sombras de ese legendario y corpulento vegetal, permanecen obreros vendiendo arena, gravilla y otros materiales de arrastres que allí depositan.

La comunidad está solicitando, el corte y remplazo de este árbol, porque ya cumplió su ciclo, el comején lo ha amainado y por estos días con brisas fuertes, representa un gran peligro para transeúntes y muchedumbre que hacen parte de los cortejos fúnebres que asisten al sepelio de difuntos, en el campo santo.