-Publicidad-
-Publicidad-

“Melki
no era persona de problemas, los evitaba al máximo, no entiendo porque lo
mataron, era un hombre bueno”, estas son las palabras con las que Joselin
Mendoza, esposa del moto- taxista muerto anoche anterior en Riohacha.

Del atentado se conocen hasta ahora pocos
detalles, según la versiones la víctima iba conduciendo una moto marca bóxer
color negro de placas IPP 47 C, propiedad de la madre, y fue ultimado de 3
tiros uno de ellos le dio a la altura del cuello a eso de las 7: 50 de la
noche de ayer viernes, acabando con la vida de Melcixide Vásquez García.
El hecho se dio cerca al cementerio de Los
Indios, cuenta la esposa que se encontraban debajo de un palo de almendro
haciéndole limpieza, pero al percatarse este que su pequeña hija no tenia
alimento decidió salir a buscar dinero para comprarlo.
Por otro lado, una vecina se le acercó a
Joselin a contarle que mientras Vásquez se encontraba en el árbol de almendros
recibió una llamada al celular y fue cuando de inmediato el salió al parecer a
cumplir una cita que le habían puesto.
“salió fue a buscar la muerte” declara Mendoza
con los ojos llenos de lagrimas.
Melki como fue conocido por sus amigos y
allegados, se destacaba por ser un joven tranquilo, no le gustaban los
problemas, y cada qué vez que había uno prefería irse antes de continuarlo.
Provenía de una familia bastante amplia,
contaba con alrededor de 16 hermanos según cuenta una de sus hermanas.
Vásquez García vivía con su esposa y su hija
en una pequeña casa a donde acaban de mudarse, cerca a una nueva invasión
llamada Tierra Santa por el mercado nuevo.
Sobre el occiso se conoció que su nombre era
Melcixide Vásquez García, de 23 años de edad, y estaba unido en matrimonio con
Joselin Mendoza con quien estaba por cumplir su cuarto aniversario el próximo
26 de marzo.
Melcixide deja huérfanos a 2  pequeños, una niña de su actual matrimonio y
otro pequeño más con una anterior unión.
Las autoridades y la familia están a la
espera de los resultados que arroje medicina legal, para así poder establecer
si hubo más impactos de bala.
La familia descarta la idea de un robo, pues
al llegar al lugar del hecho la moto se encontraba a un lado del occiso, pero
si ven con extrañeza la pérdida del celular de Melki, el cual no apareció por
ningún lado.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-
Joselin les clama a las autoridades que esclarezcan
los confusos hechos que rodearon la muerte de su esposo.