Los capturados fueron identificados como Carlos Javier Romero Fernández y Eiser Enrique López Moscote.
-Publicidad-

Dos personas que estaban siendo requisadas en el barrio Calancala, quienes portaban un celular pero no tenían la documentación que acreditara que el equipo de alta gama fuera de su propiedad, fueron apresadas.

Inmediatamente, los uniformados reciben la información por radio que una dama había sido objeto de robo en el barrio Cooperativo, en donde la despojaron de un celular de alta gama, pero, tenían las mismas características al que portaban los ciudadanos en cuestión.

Los uniformados esperaron que la mujer llegara al sitio en donde tenían a estos dos sospechosos y luego aparece la dama, los inculpados quedan perplejos, quienes ya se hacían que habían ‘coronado’, se vieron enredados teniendo que responder ante la autoridad por el delito de hurto, ya que ella testificó que personas le habían robado el dispositivo móvil.  

-Publicidad-

Los particulares fueron identificados como: Carlos Javier Romero Fernández, 34 años de edad, y Eiser Enrique López Moscote, 29 años de edad, a quienes se les encontró un celular marca Samsung Galaxy A10S avaluado en la suma de COP $850 mil pesos. 

La materialización de la captura la realizó por parte de la patrulla del cuadrante ocho, que realizaba planes de identificación registro y control sobre la carrera 7H con calle 18, barrio Calancala.

La dama a quien le fue devuelto el celular afirma que fue objeto de hurto cuando se encontraba en la calle 14D con carrera 20, les comunicó la situación que le había pasado y les compartió fotografías del celular que le acababan de hurtar. Los uniformados, enseguida las difundieron por el sistema PDA.

Finalmente, los uniformados procedieron a notificar a los supuestos ladrones y darles a conocer los derechos que les asiste como capturados por el presunto delito de hurto y los dejaron a disposición de la Unidad Reacción Inmediata URI, de la Fiscalía General de la Nación seccional Riohacha.