Rafael Cúrvelo Bertis y Jesús Daniel Pérez Caicedo capturados en flagrancia con arma de fuego, por el Gaula del Ejército y la Fiscalía en la troncal del Caribe, en jurisdicción del municipio de Dibulla.
-Publicidad-
-Publicidad-

Dos hombres fueron arrestados en la madrugada de miércoles en la troncal del Caribe; quienes están señalados por la Fiscalía y el Ejército de pertenecer a la organización delincuencial los Pachencas.

Los hombres fueron identificados como Rafael Cúrvelo Bertis, a quien se le conoce en la organización con el alias de Villa o Juan Villa y Jesús Daniel Pérez Caicedo, al que distinguen con el remoquete de El Mono o Raspao.

A Cúrvelo Bertis lo apresaron en el corregimiento de Rioancho, mientras que a Pérez Caicedo fue capturado en el similar de Palomino, ambos ubicados en el troncal del Caribe, zona rural del municipio de Dibulla.

Según la investigación que tienen tanto la Fiscalía como el Gaula del Ejército, es que estas dos personas venían realizando exigencias extorsivas al sector hotelero del corregimiento de Palomino, hechos por los que esperan imputarles el delito de extorsión.

Por el momento esperan ponerlos tras las rejas por el delito de porte ilegal de armas, ya que fueron apresados en flagrancia con armas de fuego ilegales y municiones de uso privativo de las fuerzas militares.

Aunque a nivel de los medios de comunicación no se especificó qué clase de arma se le decomisó a cada persona, las armas decomisadas son: cartuchos para fusil 7.62, cartuchos calibre 5.56, una pistola marca glock, proveedores y una granada.

¿Quiénes son los Pachencas?

Es una tenebrosa banda criminal que opera desde el 2013 luego de que sus cabecillas volvieron de Estados Unidos tras pagar penas por sus nexos con las autodefensas y con el narcotráfico o salieron de cárceles locales.

La organización domina la troncal del Caribe, en jurisdicción de los departamentos del Magdalena y La Guajira. En esa área se encargan de acopiar y dar seguridad a los cargamentos de cocaína que llegan desde el sur del país y el Catatumbo antes de enviarlos al Caribe y Centroamérica en su ruta a EE. UU. y Europa.

Igualmente, en estos departamentos dejan el alcaloide para ser traficado en pequeñas cantidades en las poblaciones para mantener el mercado local. Allí realizan extorsiones y muertes selectivas. Fuentes: Ejército Nacional, Policía Nacional y Fiscalía General de la Nación.

-Publicidad-