Deivis José Camargo Barrios fue presentado ante las cámaras para el registro fotográfico.
-Publicidad-
-Publicidad-

Un caso aberrante de violación estaba ocurriendo desde hacía más de cuatro años en el casco urbano del municipio de Albania, cuando un hombre mantenía amenazando a una niña que si decía algo de su intimidad terminaba asesinándola.

Ella guardó ese secreto durante mucho tiempo, hasta que un día en el colegio se le salieron las lágrimas. Era una mañana de un día cualquiera del mes de febrero del año en curso, cuando uno de sus profesores la comenzó a indagar para saber qué le estaba sucediendo.

La adolescente un poco temblando y asustada comenzó a contar lo que le estaba ocurriendo desde que tenía 11 años de edad, en la actualidad tiene 15. De inmediato el docente junto con las directivas del plantel educativo, activaron la ruta comunicándose inicialmente con la comisaría de Familia, se le comunicó al Icbf y a la Fiscalía General de la Nación.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

La adolescente fue separada de su familiar desde hace varios meses, sin que el hombre supiera en lugar dónde estaba alojada. Al colegio dejó de asistir de manera presencial, lo hacía virtualmente para evitar que allá fuera a buscarla.

Mientras esto sucedía, el proceso caminaba aceleradamente, hasta que se documentó muy bien y un Juez de la República expidió la orden de captura y de inmediato una comisión del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, se dirigió el municipio carbonífero de Albania.

Desde la estación de Policía se diseñó el plan para su captura. Se ubicó un puesto de control para verificar antecedentes a personas y vehículos, topándose Deivis José Camargo Barrios con los funcionarios públicos.

Inicialmente, le solicitaron su cédula, seguidamente le informaron que tenía una solicitud de requerimiento por el delito de acceso carnal violento agravado en concurso homogéneo y sucesivo. El capturado fue puesto a disposición de la autoridad competente para que responda por los delitos imputados.

Mientras tanto, a una madre sustituta se le asignó la adolescente; asimismo, el Icbf se encarga del restablecimiento de sus derechos, ella sigue asistiendo a las clases diariamente. Este operativo es una muestra del compromiso de las instituciones en la lucha contra los delitos sexuales y en la protección de los derechos de los más vulnerables.