En el corregimiento de Tigreras, un hermanito hirió de gravedad con una escopeta a su hermano mayor. Situación tiene acongojados a sus habitantes.
En el corregimiento de Tigreras, un hermanito hirió de gravedad con una escopeta a su hermano mayor. Situación tiene acongojados a sus habitantes.
-Publicidad-

Mientras sus padres dormían, un niño tomó la escopeta que su padre había dejado en la mesa, en la sala de una humilde vivienda del corregimiento de Tigreras, en el Distrito de Riohacha, accionándola de forma accidental contra su hermano e hiriéndolo de muerte.

Su hermanito pensó que el arma estaba vacía y en un juego de niños, apuntó a su hermano mayor de 14 años de edad. Inesperadamente, con el dedo apretó el gatillo y estruendosamente; las esquirlas lesionaron inicialmente en la mano a su hermanito de 9 años de edad, pero le lesionó varios órganos vitales a su otro hermano.   

Este hecho de sangre ocurrió la noche de este jueves en momentos que los menores observaban una novela que se trasmite por un canal de televisión nacional.

-Publicidad-

Sus padres se levantaron como un resorte, mientras sus hijos lloraban de dolor. De inmediato se cambiaron y consiguieron un vehículo, trasladando a los dos menores a un centro asistencial en la capital del Departamento. Uno de los menores según los galenos, está fuera de peligro, pero el mayor de 14 años de edad, se encuentra con pronóstico reservado.

Dicen los expertos de manera empírica, quienes pidieron la reserva de sus nombres que, de no haber impactado primero en la mano que le quitó fuerza a las balas, el menor de edad hubiese fallecido inmediatamente.

Igualmente, trascendió que los padres no sabían que la escopeta estaba cargada y la dejaron en la mesa, aparato que aparentemente es de propiedad de un primo quien la había dejado guardada.

Los padres son oriundos del municipio de Pivijay Magdalena, pero residen desde hace bastante tiempo en el corregimiento de Tigreras, en donde el jefe del hogar labora en la bananera. Esta familia se ha ganado el cariño el respeto de los tigrereros. 

Asimismo, se conoció de manera informal que a la residencia dónde ocurrió el hecho, llegó una comisión de la fuerza pública buscando información al igual que la escopeta para determinar su legalidad y su propietario.

-Publicidad-