Delincuentes en Fonseca se llevaron de residencia objetos valorados en 20 millones de pesos.
-Publicidad-
-Publicidad-

Un robo a una residencia fue realizado en la madrugada de este viernes en la calle 17A con carrera 23 del barrio El Paraíso en Fonseca y sustrajeron joyas, entre otros elementos que alcanzan los 20 millones de pesos.

Los delincuentes como si hubiesen tenido las llaves de la vivienda, entraron por la puerta principal como ‘Pedro por su Casa’, sin hacer ruido y los propietarios se enteraron del atraco cuando los facinerosos encendieron el foco, viéndose encañonados.

Relató la adulta mayor Socorro Pinto que, se percataron de los delincuentes quienes cubrían sus rostros con pasamontañas y cachuchas, aproximadamente a las 3 y 30 de la madrugada de este viernes festivo 7 de agosto.

-Publicidad-

“Estábamos durmiendo y cuando los venimos a ver fue metidos en los cuartos amenazándonos con sus armas de fuego, nos intimidaron y procedieron a amarrarnos a mi hija Liliana Peñaranda, Pinto y mi nieto José Montero Peñaranda, para luego dedicarse a requisar todas la habitaciones” indicó Socorro Pinto.

Por su parte, Liliana quien es propietaria y administradora de un Estanco de bebidas, manifestó que el temor se apoderó de ella fue cuando los individuos la amenazaron, diciéndole que les informara donde estaba guardado el dinero o si no se llevaban a su hijo secuestrado.

Ella le manifestó que no tenía ninguna plata, optaron los bandidos por llevarse sus joyas de oro, cuatro celulares de alta gama, un computador portátil, 20 mil pesos en efectivo que vieron en una mesa y algunos vestidos.

Pasada una hora de haberse marchado los ladrones, la matrona ‘Soco’ Pinto como la denominan cariñosamente sus allegados, fue quien se zafó primero de las ataduras, porque a ella únicamente le ataron las piernas y posteriormente desamarró al nieto y este hizo lo mismo con su mamá.

Nerviosamente salieron a la calle comenzaron a llamar a los vecinos y estos a su vez se encargaron de llamar a la policía, que llegó a tomar las versiones y a tratar de recoger evidencias físicas, como también de las posibles cámaras de seguridad del sector para entrar a identificar a los delincuentes.