Marleny Rodríguez Marín, fue remitida a una clínica de San Juan Cesar y por lo complicada su salud fue trasladada a la ciudad de Valledupar.

Una comerciante propietaria de un negocio en la localidad de Fonseca, estuvo a punto de ser degollada por delincuentes que la atacaron cuando en horas de la madrugada de este domingo se aprestaba a entrar al almacén y vivienda donde reside, en la carrera 20 entre calles 13 y 14 diagonal a la glorieta. 

Según cuentan vecinos, al lugar dónde se presentó el intento de homicidio, Marleny Rodríguez Marín de 46 años de edad y natural de Ibagué, departamento del Tolima, después de acompañar a su cónyuge hasta el paraje donde toma el bus para trasladarse a la mina de Cerrejón donde labora, regresó al establecimiento de razón social ‘Textiles Andre’ y en el instante que intenta abrir el portón para ingresar, los atracadores se le abalanzaron, uno de ellos la ataca con un arma blanca, lográndole causar una herida abierta a la altura del cuello y otra en el tórax. 

Personas que hacían su paso por el sitio, observan a la mujer tirada en el piso, desangrándose y la llevan en un mototaxi hasta la urgencia del hospital. Allí los facultativos que la atienden, deciden por la complicación de las lesiones remitirla hasta una clínica privada en San Juan del Cesar. 

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-
Cuando iba entrar a la casa por el portón, los delincuentes le llegaron y la hirieron de muerte.

A última hora se conoció, que a Rodríguez Marín, por su estado delicado de salud fue trasladada a una clínica de alta complejidad en Valledupar.  

Se presume que los individuos que trataron de asesinarla, tal vez, andaban detrás de un dinero que la negociante había obtenido por la venta de una vivienda en la capital del departamento del Cesar, pero se desconoce si los antisociales, lograron su propósito.   

La unidad seccional de investigación judicial Sijín, trata de esclarecer el hecho y dar con los responsables del atentado criminal, indagando en cámaras de seguridad que hay instaladas en el sector algunos vestigios del caso que pudieron haber quedado grabados.  

A través de las redes sociales, la comunidad se ha pronunciado masivamente repudiando el suceso y además cuestionando a las autoridades civiles y policivas, al notar que cada día que pasa la inseguridad se apodera más y más de la tierra de cantores.