Mansiones eran unas de las propiedades que tenía esta organización de traficante de droga.
Mansiones eran unas de las propiedades que tenía esta organización de traficante de droga.

Una de las principales organizaciones de tráfico de estupefacientes al servicio del ELN y que tenía alianzas con el cartel mexicano de Sinaloa, fue desarticulada por uniformados de la Policía Nacional. 

Fue una acción de la Policía Nacional a través de la Dirección de Inteligencia, con apoyo de las seccionales de Investigación Criminal de varias ciudades del país entre esas Maicao, pues la droga salía desde la Península de La Guajira hacia República Dominicana y Puerto Rico como escala, con destino final hacia Estados Unidos y Europa.

El líder de la estructura criminal fue identificado como Juan Carlos López Macías, alias ‘Sobrino’ o ‘El Grande’, quien escogió las modalidades de lanchas Go Fast y ocultamiento en embarcaciones pesqueras para realizar el envío de los cargamentos de clorhidrato de cocaína. Además de República Dominicana y Puerto Rico, las rutas que controlaba y que le permitían exportar cerca de 3 toneladas mensuales, se extendían a Guatemala como destino intermedio.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-
Carros lujosos eran otros de los bienes que tenían los miembros del ELN.
Carros lujosos eran otros de los bienes que tenían los miembros del ELN.

Su enlace en el ELN era alias ‘Wisler’, cabecilla del frente Camilo Torres Restrepo, con influencia en los departamentos de Cesar y La Guajira, este último convertido en la base de operaciones para el envío de estupefacientes, principalmente desde Bahía Honda y Bahía Hondita.

Durante las investigaciones previas en el marco de la operación ‘Troya’, en el marco de acciones coordinadas con autoridades de Estados Unidos y el Reino Unido, se logró la interdicción de dos embarcaciones en las que fueron encontrados 500 kilos de cocaína.

Las autoridades indicaron que, llama la atención que buena parte de la cocaína despachada desde La Guajira era producida en laboratorios del departamento del Putumayo, es decir en el otro extremo del país, y aunque el tránsito hacia la Costa Caribe significaba tiempo, eso les permitía también distraer y evadir la acción de las autoridades que enfocaban sus esfuerzos en los puertos del Caribe colombiano.

Además de Juan Carlos López, quien ya había sido capturado y extraditado a Estados Unidos por delitos de narcotráfico y a quien en mayo de 2020 le fueron incautados 510 millones de pesos en efectivo cerca de Gachancipá, Cundinamarca, fueron capturadas otras cuatro personas: Mauricio Mantilla Rojas, alias ‘Flafla’, y Hernando Eduardo López, alias ‘René’, encargados de las finanzas de la organización, así como Omar Enrique Romero, alias ‘Morgan’ y John Jairo Romero, alias ‘Poli’, quienes estaban al frente de la operación logística.

Durante los operativos fueron incautados más de 50 millones de pesos en efectivo, 2 armas de fuego, 67 cartuchos de munición, 7 proveedores para pistola, 9 celulares y 1 dispositivo GPS.