Esta es la camioneta robada a Aguas de La Península vía al río Jordán en el corregimiento de Carraipía.
-Publicidad-
-Publicidad-

Varias unidades del Ejército acompañadas de otras autoridades, se desplazaron en la tarde de este domingo por la carretera que comunica al corregimiento Carraipía con la bocatoma en el rio Jordán sobre las extremidades de la sierra de los montes de Oca.

Todo con el propósito de dar con el paradero de un vehículo del operador Aguas de la Península, que al parecer habría sido robado por hampones que actúan en el sector.

La zona es de difícil tránsito si se tiene en cuenta que por allí actúan grupos irregulares además de bandas de atracadores que constantemente hacen que las actividades eco-turísticas no sean libres si no se tiene el apoyo de ciudadanos motorizados que realizan el acompañamiento a quienes llegan a disfrutar del avistamiento de aves y un delicioso baño en el río Jordán.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Hasta el momento de construir esta información, no había sido posible obtener dato alguno de la manera cómo se perdió el automotor, solo una fuente allegada a la bocatoma alcanzó a decir que le habían quitado el carro a uno de los conductores de la empresa.

La pérdida del carro del operador ocurre, solo 24 horas después de que la empresa retomara las actividades en la planta potabilizadora del agua, la cual estuvo intervenida durante diez días por activistas de un paro del corregimiento que buscaba soluciones por parte de la empresa Air-e a la facturación en el poblado.

El temor que existe por parte de las autoridades es que el vehículo haya sido llevado a la frontera del vecino país Venezuela por los lados de La Majayura, tal y como ha ocurrido con varios vehículos que también han sido hurtados a la empresa de energía Air-e.

Las fuentes consultadas por este diario digital no dieron cuenta de cuántas personas iban en el automotor tipo camioneta en el momento del hurto, tampoco si las mismas quedaron en libertad una vez el auto quedó en mano de los antisociales.

La camioneta hurtada, una Nissan Np 300 de color blanco, está distinguida con placas NBK de sabana grande Atlántico números 894.