Hombre capturado , que habría asesinado a su hijastra.
-Publicidad-
-Publicidad-

La Guardia Indígena lo retuvo en su comunidad y llamaron a la justicia ordinaria para entregarlo y lo procese la Fiscalía y los jueces

Yony Loperena Torres, un nativo de la Sierra Nevada de Santa Marta, perteneciente a la etnia wiwa, quien fue acusado de dar muerte a su hijastra de 5 años de edad en un paraje del macizo montañoso, fue entregado a funcionarios de Policía Judicial por parte de integrantes de su propia comunidad.

Los nativos lo habían retenido tras la aparición del cuerpo de la menor a poca distancia de la comunidad El Barcino, donde se produjo el crimen al parecer en la madrugada del 26 del corriente mes de diciembre.

Las informaciones que se desprenden de este crimen indican que al parecer Loperena Sierra, había estado en una fiesta en compañía de su mujer donde consumió una indeterminada cantidad de licor y cuando llegó a su residencia habría tomado a la niña y la atacó a golpes para luego arrastrarla a una regular distancia del sitio de residencia, donde sería encontrada por la comunidad cuando despuntó el día.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

En esta comunidad hay un colectivo que se conoce como Comisión de Mujeres del Pueblo Wiwa y fueron ellas las que se encargaron de bajar el cuerpo de la menor hasta la cabecera municipal en San Juan del Cesar y de allí la condujeron hasta la morgue de Medicina Legal de Fonseca, donde lo dejaron a disposición del médico legista en turno.

Después de cumplir con estos protocolos las mujeres procedieron a llegar a la sede de la Fiscalía, donde presentaron la denuncia dando características de quien asumían había cometido el crimen y posteriormente regresaron a su comunidad en las estribaciones de la Sierra Nevada.

Para entonces, muy seguramente, la Guardia Indígena de esa localidad ya mantenía en su poder al acusado de haber cometido el homicidio, pero lo mantuvieron en reserva sin que se pudieran enterar muchas personas, incluso el hecho no había trascendido a las autoridades judiciales de San Juan del Cesar, ni el resto del sur de La Guajira.

Cuando el aberrante caso se conoció por los medios locales y la comunidad, fue cuando la Guardia indígena decidió entregarlo a la justicia penal ordinaria y se procedió a pedir la presencia del grupo de funcionarios de Policía Judicial y dejaron a su disposición al hombre acusado.

Al detenido, en el mismo sitio de la captura le leyeron los derechos que le asistían, le informaron el motivo de la captura y además le indicaron que al no tener abogado de confianza el Estado le proporcionaría los servicios de un profesional del derecho penal para que lo asistiera y entonces tomaron rumbo a la zona urbana que es bastante distante de este sitio.

El Barcino es una comunidad del Resguardo Kogui Malayo Arzario que está en una zona cercana a las áreas de glaciares. Para acceder a este sitio del municipio de San Juan del Cesar se debe ingresar por el corregimiento La Junta, de allí se sigue camino hacia la Sierra y se llega en vehículo hasta un poblado de nombre Sabanagrande.

De este sitio se debe seguir de a píe o en mulas y se requieren diez horas para llegar al Barcino. En total son cerca de 13 horas las que se requieren para llegar a la comunidad en la que se produce la tragedia que cegó la vida de la menor de quien el colectivo de mujeres wiwa sostiene estaba predestinada para convertirse en saga, una especie de lideresa del pueblo o en una gran docente a la que debían preparar para lograr entre todos el objetivo, pues mostraba todas las aptitudes naturales para ese fin.