Parece ser que el centro comercial Viva Guajira es el preferido para las mujeres que podrían estar utilizando ‘el soplo del Diablo’ para robar a quienes van de compras.
Parece ser que el centro comercial Viva Guajira es el preferido para las mujeres que podrían estar utilizando ‘el soplo del Diablo’ para robar a quienes van de compras.
-Publicidad-
-Publicidad-

Varios han sido los casos que se han presentado en diferentes lugares de la capital de La Guajira; en centros comerciales, en la plaza Padilla y hasta en el palacio distrital. Algunos de los afectados han puesto la situación en conocimiento de la Fiscalía General de la Nación.

Aunque la gente se abstiene de dar a conocer su situación, solo dos casos se han hecho visibles; ambos ocurridos en el centro comercial Viva Guajira y las afectadas han sido dos mujeres; a quienes han despojado de todas sus pertenencias.

Uno de estos casos le ocurrió a una profesional guajira de 30 años de edad, quien se encontraba en compañía de su esposo en una cita médica el 26 de abril como a las 3:00 de la tarde y luego llegó al almacén Bata “donde íbamos a comprar unos zapatos. Estoy con un bolsito pequeño en donde mi cartera cubre el bolso. Nos entretenemos con una de las muchachas, en donde hay una pésima atención”.

-Publicidad-
-Publicidad-
-Publicidad-

Dice que, “de pronto entra un grupo de seis mujeres y una de ellas se le acerca y me dice ‘puedo hacer una oración por ti’, yo quedo en shock, quedo muda, le manifiesto que no y mi esposo dice lo mismo, pero al final accedemos y le decimos que por salud, por la familia. Otra de ellas, me pasa por la parte de atrás, me abre el bolso y se lleva mi cartera”.

Manifiesta que, “las tres mujeres que están en las imágenes que circulan en las redes sociales son las que se encargan de la oración, pero hay otras tres que no sé quiénes son y en el centro comercial Viva Guajira no me han querido mostrar los videos para saber quién se llevó el bolso. Pero luego ellas se van, me doy cuenta de que me hacía falta mi cartera.

Sin embargo, dudo de mí y voy corriendo hasta el carro a buscar mi cartera a ver si estaba, reviso que allá no está. Subo al primer piso y le digo a mi esposo que me habían robado. Con el hombre de seguridad localizamos a las tres mujeres de la oración, las revisamos con la Policía y no tienen nada, ellas se la pasan caminoteando el centro comercial casi diario”.

En el centro comercial Suchiimma una mujer que hacía para retirar una suma importante de dinero se escapó porque parece que el soplo no le llegó de frente.

El segundo caso manifiesta que, llegó al centro comercial Viva Guajira el jueves 16 de mayo en horas de la mañana “cuando voy a ingresar a la oficina de Claro, hay una persona que me dice, usted va a pagar, le dije sí, pero yo no me fijé. Si de repente era un empleado o no de la empresa. Luego pagué que salí me sonó el teléfono, me senté ahí hablar en la heladería porque era mi marido que me estaba llamando.

Cuando estoy sentada se me acercó una mujer. Ya me empieza a hablar, yo le respondí y después de eso, pues ya yo no tengo claro lo que realmente dije, eran como las 8:30 de la mañana. Cuando eran como las 11:00 de la mañana voy caminando cerca a las oficinas de Air-e en la salida para Maicao. Me rescata una persona que se le hizo extraño que yo estuviera por allá.

Se devuelve en su carro y me habla y yo le dije que no sé qué estoy haciendo por aquí. Me recogió y me llevó a mi casa, yo entro acompañada por él y empiezo a verme que no tengo nada. Que tenía solamente las llaves de mi carro en las manos, se llevaron hasta mi bolso donde están mis cosas. Él llamó a mi marido y llegó a la casa, me ve toda desorientada y me pregunta dónde está el carro. Yo le dije, estaba en Viva Guajira.

Nos fuimos hasta el parqueadero del centro Comercial y allá estaba el carro, lo sacamos y después empecé como a vomitar. No tenía nada porque no tenía ni mi bolso. Cargaba una mochila marrón con la billetera, estaban mis documentos y dinero en efectivo aproximadamente como 500 mil pesos que me había quedado de una comida que había vendido el lunes festivo y tampoco el celular, la pérdida se aproxima a unos dos millones de pesos».

En la plaza Padilla las tres mujeres abordan a cualquier ciudadano y lo rezan.

En el centro comercial Suchiimma también han tratado de robarle a varias personas, pero una de ellas, logró salvarse porque el ‘soplo del Diablo’ no le llegó de frente, pero llegó a su casa con un fuerte dolor de cabeza. Otra de las posibles víctimas se tropezó con ellas en el edificio de la administración distrital. También han estado orando por las personas en la plaza Padilla.

‘El soplo del Diablo’ es una droga que se usa para robar. Tiene efectos similares al de la burundanga, ya que quienes resultan afectados reciben órdenes de quien está a su lado, la escopolamina, que es como se llama la sustancia, es una de las drogas más empleadas por las bandas que actúan en las ciudades y que podría estar en Riohacha.